Avilagro excluye de su presupuesto la ayuda de la Junta

Redacción
-

La asociación hace un balance positivo del año 2020 tras alcanzar los 61 socios, con 200 millones de facturación y 800 trabajadores y tras cumplir el 80% de los objetivos, tal y como se puso de manifiesto en la asamblea general de socios

Avilagro excluye de su presupuesto la ayuda de la Junta

La Asociación de la Industria Agroalimentaria de Ávila (AvilAgro) celebró recientemente su Asamblea General de socios con el foco puesto en el impulso de los ejes de su Plan Estratégico. Durante la reunión no se quiso pasar por alto y así se lo comunicó a sus socios «la parálisis de la plataforma logística agroalimentaria» (ligada al Plan Territorial de Fomento, PTF) y que estiman está provocada «por Confae y sindicatos ante la petición de información sobre las ayudas esperadas para el sector».

Aseguran que aunque puesta en conocimiento de los socios la polémica lo cierto es que la asamblea se centró en «la puesta en valor de los ejes de experiencia asociado, formación y competitividad». Si bien en el tema económico y «a tenor del presupuesto de 2021, éste se presentó sin incluir ayudas públicas directas» lo que estiman pone de manifiesto «la independencia de la asociación esperando se aclare el horizonte de la Plataforma Logística Agroalimentaria, así como el resto de los proyectos del PTF vitales para Ávila y que la asociación ha promovido como sector tractor. En palabras de Isabel López Resina: «Queremos ser relevantes y representativos por ser los mejores conocedores de los problemas y soluciones para nuestro sector. Solo nos interesa la representatividad con contenido ejecutivo porque somos empresarios trabajando altruistamente por y para nuestro sector».

Avilagro, del 2020 destacó que se ha cumplido «un 80% de las acciones previstas» pese al parón de la covid-10, lo que estiman es un balance «muy positivo como demuestra el crecimiento hasta alcanzar los 61 asociados, que rondan los 200 millones de euros de facturación conjunta y superan los 800 empleados». 

Detallan que la mayor parte de los asociados son micropymes a las que acompañan empresas referentes del sector por tamaño y proyección «lo que genera el efecto tracción y espejo que forma parte del ADN de la asociación». En este sentido, la presidenta de AvilAgro, Isabel López Resina, ha subrayado como grandes áreas de trabajo del pasado ejercicio el impulso a la competitividad, tanto «en el corto plazo con el empeño para que las empresas ganen tamaño y puedan hacer más y mejor con menos recursos», como en el largo plazo con «el desarrollo de producciones sostenibles y de economía circular que aporten valor añadido al producto local y respondan a la demanda del consumidor». Asimismo, hizo hincapié en el desarrollo de las exportaciones. 

Mirando al pasado recuerdan que «AvilAgro nació como una asociación de empresarios para empresarios y así seguirá siendo», recalcó su presidenta. «Somos una organización en la que prima la experiencia de asociado y que en 2020 ha potenciado el networking y las redes de contacto entre sus socios porque acompañados siempre se llega más lejos que solos y en un mercado global, los individualismos tienen un escaso recorrido». Haciendo parada en la actividad de  2020 recuerdan que  se han organizado una veintena de jornadas, encuentros y talleres, se ha firmado convenios con el Ayuntamiento de Ávila y Bankia y se ha celebrado cuatro Juntas Directivas. 

Entre sus líneas de trabajo para 2021 continuarán «potenciando la competitividad de las empresas agroalimentarias e impulsando sus capacidades de innovación», apuntan.  Por otro lado, se presentaron las primeras actividades con la participación de Iberaval, ICE, Sodical entre otros, así como la continuidad del proyecto Export con las mentorizaciones de las empresas seleccionadas y el seguimiento de todo el pull de empresas participantes. 



Las más vistas