Haaland bendice el reestreno

Agencias
-

El noruego, pretendido por el Madrid, brilla en la goleada del Dortmund

Haaland bendice el reestreno - Foto: POOL

El Borussia Dortmund goleó (4-0) al Schalke 04 ayer en el duelo más destacado del regreso del fútbol a la Bundesliga, tras un parón de dos meses por culpa de la COVID-19, tres puntos con los que mete presión al líder Bayern Múnich que juega hoy.
Alemania inició a las 15,50 horas el camino que esperan seguir el resto de grandes ligas de Europa dentro de un mes, y volvió a la competición como aspiran LaLiga, el Calcio y la Premier: sin público y en medio de un riguroso protocolo sanitario.
La Primera División dejó cinco resultados en este primer turno y volvió en parte donde lo dejó, con Haaland, uno de los jugadores que suenan fuerte como posible fichaje del Real Madrid, demostrando ser su delantero de moda. El joven noruego marcó un gol histórico, el primero tras el coronavirus, en una jugada al primer toque a la media hora, con tacón de Brandt y asistencia de Thorgan Hazard.
Entre estos tres más Guerreiro bailaron a un Schalke que empezó presionando, pero que en 15 minutos estaba ya sometido. Apenas asomó a la portería rival el equipo minero y Hazard y un doblete de Guerreiro golearon en la exhibición ofensiva de un Dortmund sin su muro amarillo en la grada pero dueño del ‘derbi del Ruhr’.
El Schalke no cambia la racha de antes del parón, con su octavo partido sin ganar y fuera de Europa, mientras que los del Signal Iduna Park suman 54 puntos, a uno del líder Bayern. El tercer equipo en persecución a la cabeza, el Leipzig, tropezó (1-1) con el Friburgo, con lo que puede ver escaparse a siete puntos el liderato si gana el Bayern al Unión Berlín hoy. El fuerte inicio dejó pronto sin gasolina al Leipzig, mientras que el Friburgo aguantó y se puso por delante por medio de Manuel Gulde. El Leipzig no reaccionó hasta entrada la segunda parte y empató por medio de Poulsen. Perdonó el equipo de Champions, en especial por medio de Lookman, y dio gracias al VAR para salvar incluso el empate, por un gol anulado a Robin Koch en el descuento.