El problema de pobreza energética de familias abulenses

P.R.
-

Cruz Roja, que hoy ha organizado unas jornada sobre esta cuestión, destaca que la mitad de las familias atendidas por esta institución tienen que elegir entre comer adecuadamente o calentar sus hogares

La mitad de las personas que atiende Cruz Roja en Ávila y provincia tienen que decidir si comer adecuadamente o calentar sus hogares. Es una de las impactantes conclusiones a que llega el estudio sobre vulnerabilidad energética en la provincia de Ávila que  esta tarde ha sido presentado en el marco de unas jornadas que ha organizado esta institución en el Palacio de los Serrano de la Fundación Ávila. Hay que tener en cuenta también que durante el año 2018 han sido más de 800 personas las que han sido atendidas desde los programas de Cruz Roja en la Provincia de Ávila, informó Nieves Azañedo, técnico del programa de extrema vulnerabilidad, quien comentó que otros datos dicen que el 65 por ciento de las personas que  sufren de pobreza energética en esta provincia son mujeres y que además se acentúa en familias monoparentales y también en familias numerosas. 
Otro de los datos que destacó Azañedo de este estudio es que más del 30 por ciento de las personas comenta que no pueden recibir visitas «y eso les produce frustración y pérdida de relaciones sociales». Destacó que otro dato preocupante es el absentismo escolar, que va incrementando y que lleva al fracaso escolar.
Sara Casas, referente  del Plan de Medio Ambiente de Cruz Roja Española, indicó que la situación de vulnerabvilidad energética es bastante frencuente entre la población. De hecho  señaló que hay más de cinco millones de personas en España que sufren estas situaciones. Recordó que Cruz Roja tiene activado un protocolo de actividades y actuaciones con estas familias para ayudarles a mejorar su situación, buscando primero si se está pagando en exceso por la factura energética. Para ello se analiza la situación, incluso en el propio hogar de los afectados, especialmente en aquellas familias que están en claro riesgo de sufrir vulnerabilidad energética. Para estas personas tiene previstos unos talleres de eficiencia energética para enseñarlos a utilizar la energía de forma eficiente. Además, si son familias susceptibles de recibir el bono social les  ayudan para que sepan como solicirtarlo.