La Adrada y Mombeltrán ya son pueblos mágicos

E.Carretero
-

Tras estas adhesiones, Ávila ya cuenta con cuatro municipios en esta red de ámbito nacional integrada en la actualidad por 78 enclaves y a la que ya pertenecían las localidades de Piedralaves y Madrigal de las Altas Torres

La Adrada y Mombeltrán son pueblos mágicos. No solo por contar con un patrimonio singular y un entorno privilegiado sino porque se han unido a la red de ámbito nacional que distingue a esos municipios ‘con encanto’ con el título de Pueblos Mágicos de España. Una red en la que nuestra provincia ya cuenta con cuatro localidades ya que además de las dos nuevas adhesiones también eran pueblos mágicos con anterioridad los municipios de Piedralaves y Madrigal de las Altas Torres.  
La red Pueblos Mágicos de España, a la que actualmente pertenecen 78 municipios, cifra que a finales de año se acercará a los 90 como apunta su presidente, Francisco Martín, es una iniciativa impulsada por el Instituto de Desarrollo Local y Estudios Sociales IDL, entidad sin ánimo de lucro de ámbito nacional fundada en 1997 y que durante este tiempo ha impulsado centenares de proyectos en el medio rural en colaboración con ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades y grupos de desarrollo rural en materias de desarrollo local, planificación estratégica o promoción y desarrollo turístico, siendo la red Pueblos Mágicos de España uno de sus proyectos más emblemáticos.
La Iniciativa Pueblos Mágicos, destacan sus impulsores,  «pretende ayudar a los municipios a poner en valor sus recursos locales impulsando el desarrollo turístico local». Así, desde la organización se analiza cada territorio en base a diez áreas de trabajo que incluyen calidad de vida, urbanismo, patrimonio, fiestas y tradiciones, gastronomía y productos locales, paisajes, naturaleza y otros intangibles que hacen que unos pueblos sean únicos, sean mágicos. De hecho, para formar parte de esta red, explica Martín, es necesario contar con una invitación y no se entra en la misma hasta que desde la misma red se comprueba in situ que el pueblo en cuestión cuentan con esos valores que van más allá del mero atractivo turístico.
Pueblos Mágicos de España es de hecho una marca de calidad «que distingue a pueblos que además de una belleza especial, un patrimonio histórico artístico y natural importante y servicios de turismo de calidad, también, conviven en ellos, distintos sectores productivos que complementan el desarrollo turístico de los mismos». Así, la iniciativa Pueblos Mágicos «no pretende detenerse solo en la belleza de los pueblos, tampoco en hacer de estos un destino turístico saturado de visitantes, como ya se ha demostrado con otras propuestas de desarrollo turístico que masifican algunos municipios rurales, los convierten en auténticos ‘parques temáticos’ de fin de semana y en ‘desiertos demográficos’ y de actividad social y económica, la mayor parte del año». Por contra, Pueblos Mágicos busca y promueve «pueblos vivos. Pueblos donde los sectores productivos tradicionales convivan y se complementen».