El punto limpio se acerca 190.000 usuarios en 20 años

B.M
-

Los datos del último año indican que el servicio fue utilizado por 13.579 personas, con agosto como el mes con más uso. El perfil indica que cuando más se acude es en lunes, entre las 12,00 y 13,00 horas

El punto limpio se acerca 190.000 usuarios en 20 años - Foto: Isabel García

Contar con un punto limpio es imprescindible hoy en día por la importancia que supone para la gestión de los residuos y el beneficio medioambiental. Una lección que bien parece que han podido aprender los casi 190.000 usuarios que han utilizado esta infraestructura en las últimas dos décadas. Años en los que, con sus altas y sus bajas, los abulenses han acudido al punto limpio para dejar sus residuos.
En estos 20 años se comenzó con la cifra más baja de usuarios en el año 2000, con 2.100, pero a partir de ahí el despegue se mantuvo de forma prácticamente continua hasta el año 2010, cuando se alcanzó el pico de casi 14.500 usuarios. A partir de ese momento ha habido años de subida y bajada hasta llegar a los últimos datos, los correspondientes al pasado año, cuando la cifra de usuarios particulares que usó esta instalación fue de 13.579. Esto supone una subida respecto al año anterior de algo más de un 16 por ciento respecto a los 11.692 de 2018.
Si con los datos de 2019 hubiera que ver cómo es el uso del punto limpio, se observa que es agosto el mes en el que más usuarios hubo, con 1.744 mientras que la cifra más baja fue en febrero, con 874. Por otra parte, la mayor utilización se produce los lunes, y el horario en el que más se acude es entre las 12,00 y las 13,00 horas.
Es importante tener en cuenta la gran cantidad de diferentes residuos que se pueden dejar en el punto limpio y que pasan desde cosas tan habituales como el vidrio, ropa usada o papel, a grandes elementos como electrodomésticos sin olvidar los muebles y enseres, neumáticos, aceite usado, pilas o incluso radiografías.
Teniendo en cuenta estos elementos se puede ver el uso que se ha realizado del punto limpio. De esta forma, los escombros son un material que se suele llevar con bastante frecuencia a la infraestructura. Y así, durante el pasado año su cifra ascendió a 148.477 kilos. Siguiendo la línea de los residuos depositados que se miden en kilos (otros pueden ser en unidades), hay que tener en cuenta también otros elementos que llevaron a dejar, por ejemplo, 6.785 kilos de envases de vidrio, 27.603 de papel y cartón, 7.524 de ropa usada o más de 27.800 de metales. En el caso de los plásticos (botellas) se acercaron a los 16.300 kilos y se superaron los 76.000 de maderas.
Los electrodomésticos también son muy usuales en el punto limpio, de forma que se contabilizaron durante el pasado año 199 lavadoras y 173 frigoríficos. De todas formas, hay que tener en cuenta que, aunque pueda parecer una cifra pequeña, en el apartado de otros electrodomésticos se asciende a 15.543 unidades. Dentro de elementos que pueden ser usuales en la vivienda, hasta el punto limpio se llevaron 436 colchones, pero sin embargo solo un somier. También se recibieron 1.523 pantallas de ordenador y televisores, más de 1.000 teléfonos móviles, 3.158 radiografías y 1.040 tubos fluorescentes.
Por otra parte, también se llevaron 588 unidades de neumáticos, además de filtros de aceite y baterías de automóvil.
Y las pilas también son un elemento que se lleva habitualmente al punto limpio. En concreto, durante el pasado año llegaron 170.647 pilas de botón.