Valerio apuesta por regular la economía de plataformas

SPC
-

La ministra de Trabajo defiende las medidas adoptadas por el Gobierno aunque dice que "muchas se han quedado en el tintero" al estar en funciones

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio (D), clausura mañana sábado el XX Congreso de la Asociación Nacional de Laboristas-ASNALA: En la foto acompañada de la presidenta de ASNALA, Ana Gómez (I). - Foto: Ical

La ministra de Trabajo, Migración y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, se decantó hoy por la regulación de la economía de plataformas en el nuevo Estatuto del Trabajador, cuyos empleados estimó que son por cuenta ajena, y defendió de que el registro de jornadas ha concienciado a las empresas sobre el uso de las horas extras no pagadas.

Momentos antes de intervenir en el XX Congreso de la Asociación Nacional de Laboralistas de España, Valerio se refirió, a preguntas de los periodistas, a la polémica por el avance de la economía de plataformas al ser personas que ponen sus medios de trabajo como el transporte y subrayó que sentencias de junio de juzgados de Valencia y Madrid han dictaminado que existe una relación laboral por cuenta ajena y no son autónomas.

También, recordó que otros juzgados han dado la razón a las plataformas de que son autónomos, por lo que estimó que se tendrá que regular en el nuevo Estatuto del Trabajador, si bien sostuvo que, en su opinión, se trata de trabajadores por cuenta ajena.

En relación al registro de jornada puesto en marcha por su departamento hace seis meses, manifestó que no se ha hecho una evaluación formal, pero añadió que “todo es manifiestamente mejorable”. La ministra indicó que en la última EPA “se ve” que bajan las horas extraordinarias, por lo que consideró que “parece que las empresa son consciente de que no se pueden hacer” horas extras sin pagar o compesar.

Al respecto, recordó que se puso en marcha esa iniciativa al constatar los tres millones de horas a la semana que estaban “descontroladas, que no se cotizaba por ellas” y “había que poner orden”, a la vez que sostuvo que la regulación aplicada es “muy flexible para las empresas en función del trabajo y sector”.

En su intervención, defendió un trabajo digno, seguro e incluso donde se armonicen los intereses de las empresas con los de los trabajores y desgranó normas y decisiones adoptadas por el Gobierno que al estar buena parte en funciones “no ha podido liderar todos los cambios normativos”, que les hubiera gustado.

“Se han quedado cosas en el tintero, entre ellas un Estatuto para las personas del siglo XXI, ver que se hace con algunos elementos de la reforma laboral o apostar por incrementar el derecho a la formación permanente”, detalló la ministra, que abogó por “dar una vuelta” a la ley de salud y prevención laboral que data de 1985. “Siniestralidad cero”, sentenció.

Entre las medidas aprobadas, en su mayoría por reales decretos, destacó la norma para buscar la equiparación laboral entre mujeres y hombres y más corresponsabilidad en la crianza de los hijos. A ello, unió la importancia de que haya una negociación laboral equilibrada en las mesas de diálogo entre sindicatos y patronal, pero también a tres, con el Gobierno.

Lamentó la ministra que el PP impugnará ante el Tribunal Constitucional el decreto-ley que apuesta por más planes de igualdad, que recuperó la cotización de las cuidadoras y apuesta por eliminar la brecha de género en domicilios y hogares. Confió en que se dé la razón al Gobierno, pero de no ser así indicó que se hará por leyes.

En este contexto, la ministra invitó a enfrentar los retos de futuro del mercado laboral y las modificaciones normativas necesarias desde el diálogo y la “bús