Evitar la pereza es un reto mayor

A.S.G.
-
Evitar la pereza es un reto mayor - Foto: Belén González

Si nada en juego en La Arboleda entre el Almazán y el Real Ávila, los encarnados se buscan un reto ante los sorianos, uno de los pocos equipos a los que esta temporada no ha conseguido ganar

Cuando quedan dos jornada para acabar la temporada, cuando los playoffs ya no aparecen en la ruta final, es el momento de encontrar otros alicientes. Ante el Atlético Astorga de Miguel Ángel Miñambres era sencillo, ante el Almazán será otra cosa. Tiene un reto por delante Jonathan Prado  para un fin de semana de esos en los que ya empieza a mirarse más a la próxima temporada que a la presente, amortizada en lo deportivo más allá del orgullo, el escudo y la dignidad individual y colectiva de una plantilla que sigue enfrascada en darle mérito a un final de curso en el que la sexta plaza será la suya.   
Ante el Atlético Astorga fue fácil encontrar el empuje. No sólo era ganar a uno de los ‘gallos’ de la categoría, era el ser juez de una lucha por el ascenso que pudo decidir el equipo encarnado a favor del Numancia B.Ante el Almazán el motor debe ser otro. «Es uno de los rivales a los que no pudimos ganar en la primera vuelta, en la ida» escarba Jonathan Prado entre los motivos del equipo para salir este sábado en La Arboleda –18,00 horas– con ganas ante un equipo que hace tiempo dio la temporada por finalizada. Salvados, sus últimas convocatorias –se están presentando con lo justo a los partidos– lo demuestran. Esperan los encarnados que en La Arboleda sea otra cosa. En casa y ante tu afición da menos pereza que cuando hay un viaje en autobús de por medio.
No se juega nada el Almazán, no se juega nada clasificatorio –«nos jugamos nuestras propias cuestiones individuales y de club»– el Real Ávila. Quiere evitar la pereza el equipo encarnado en el último partido de la temporada. Pese a los condicionantes, «queremos ir a por el partido, a por la última victoria fuera de casa».
Momento para los ‘otros’, para los menos habituales. No sólo por el tipo de partido sino por las bajas, porque los encarnados llegan muy justos, especialmente en defensa, donde Andrés Llorián cumplirá ciclo de tarjetas amarillas en tierras sorianas, Garretas es baja para este partido e incluso podría perderse el último duelo en casa ante el Santa Marta, y Obispo, posible recambio, es una incógnita por problemas. A ellos se unen RubénRamiro, parado por precaución, y Diego Ortiz, con molestias.

 

«Allí vamos a tratar de llevar la responsabilidad»

Quiere Jonathan Prado, entrenador del Real Ávila, que los suyos lleven «la responsabilidad del partido» en La Arboleda en un duelo en el que esperan «estar acertados ante las ocasiones que tengamos, no nos ocurra como en el encuentro ante La Granja, donde no nos pudimos llevar los tres puntos».Último partido fuera de casa, donde el equipo entiende que «ha estado bien.Es cierto que en la primera fase del campeonato nos costó, sobre todo en partidos en los que tuvimos ocasiones.En la segunda vuelta hemos estado mejor, aunque nos ha podido faltar alguna victoria. A nivel competitivo la adaptación fuera de casa ha sido importante, más con una plantilla que carecía de ciertos registros».