«Estaba siendo nuestro año»

A.S.G.
-

María de las Mercedes 'Peke', entrenadora del Ávilasala, reconoce que el parón las llegó cuando «estábamos lanzadas». En la situación actual «lo que viene es más importante que un partido de fútbol»

«Estaba siendo nuestro año» - Foto: Ana I. Ramirez

Sin duda alguna la temporada 2019-2020 estaba siendo su año. Cuando iniciaban la pretemporada en el Ávilasala tenían muy claro que, después de dos años siendo subcampeonas en la Regional Femenina de Fútbol Sala, había llegado el momento de intentar dar el salto, de pelear por el ascenso. Un reto «ambicioso», todo hay que decirlo. No sólo era pelearlo en el campo sino en los ‘despachos’, donde se consigue el respaldo económico que todo club y proyecto deportivo necesitan para seguir creciendo. Todo iba encauzado. «Íbamos lanzadas» reconoce María de las Mercedes ‘Peke’, entrenadora del equipo. Porque si en la competición eran líderes, con seis jornadas por delante en las que jugarse el todo por el todo, el club había conseguido posicionarse, darse visibilidad y empezar a sentir el apoyo desde el que pensar que el salto era posible.
Ahora todo eso ha quedado en el aire. «Una lástima» reconoce María de las Mercedes ‘Peke’ ante la situación en la que ha quedado el deporte en general y su competición en particular, de la que poco o nada se sabe. Esperan la ‘llamada’ desde la FCyLF para empezar a conocer por dónde pueden ir las soluciones a la temporada, pero de momento «todo son elucubraciones».
Prefieren, eso sí, no pensar en el final de todo, porque estaba siendo «un año bonito, ilusionante y en una competición que estaba siendo muy disputada. Te quedas un poco triste, porque se ha cortado todo de raíz». Pensar en cómo podía haber terminado el curso no lleva ahora mismo a nada. Por eso prefieren quedarse con el crecimiento que han experimentado durante esta temporada. «Después de dos temporadas buenas, te vas haciendo un hueco, se nos estaba conociendo. Hacer un buen papel te da más repercusión y este año parece que la gente se estaba animando. Que la temporada se estuviera dando bien ayuda» comenta la entrenadora de un club con ganas de abrirse un hueco dentro del escenario deportivo abulense como uno de los referentes del deporte femenino. «Por qué no, nos encantaría, pero eso depende de los resultados» tiene claro ‘Peke’.
Este año los resultados estaban llegando, se había despertado cierto interés en apoyar este proyecto, pero a la vuelta de la esquina nadie duda de una crisis que golpeará al deporte con cierta virulencia. «No hemos hablado con nuestros patrocinadores, no es el momento. Tampoco sabemos a qué nos vamos a enfrentar. Nuestros colaboradores son humildes y no es momento de preguntarles si estarían dispuestos a apoyarnos. Si se diera la circunstancia del ascenso, quiero creer que tendremos ese respaldo. Pero ahora mismo lo que va a venir después será mucho más grave que poder jugar un partido de fútbol. Lo que se avecina será duro» dice desde el sentido común ‘Peke’. «Quizás al año que viene haya muchos colaboradores que no puedan aportar ese poquito» desde el que el Ávilasala ha ido creciendo año a año.
Ha crecido el Ávilasala como ha crecido el deporte en femenino. «En el fútbol sala queda aún por recorrer pero es verdad que a nivel general se ha avanzado bastante. Cada vez hay más repercusión, que poco a poco se está intentando un impulso. Y quiero creer que lo que se ha avanzado no se va a perder».
Tira de ilusión la entrenadora del Ávilasala a la espera de empezar a saber qué va a ocurrir con la temporada en la Regional Femenina de Fútbol Sala. «Estamos un poco en tierra de nadie» valora. Competición regional, el campeón del grupo de Castilla y León debe disputar un playoff por una plaza de ascenso con el campeón del grupo de Asturias. «No sabemos si se jugaría ese playoff, si ascenderíamos los dos equipos, si se declara nula...» reconoce un equipo que en su caso quedaría enclavado  en el Grupo de Madrid de Segunda División. «Veo complicado que se retome la competición, pero no sabemos nada». Y queda tiempo para saberlo.