No se vislumbra solución en EBA a corto plazo

A.S.G.
-

Esperando «a ver cómo se resuelve primero lo de arriba», el Óbila Club de Basket sigue aguardando las decisiones sobre cómo resolver un curso en el que iba camino de playoff

No se vislumbra solución en EBA a corto plazo - Foto: David Castro

Ha pasado mes y medio desde que la competición se detuvo en la Liga EBA, como en tantas otras. Mes y medio sin partidos pero además con muchas dudas sobre la manera en la que se resolverán las competiciones. Porque no se termina de avanzar en el modelo ‘menos malo’ para terminar un curso en el que el Óbila Club de Basket iba como un tiro hacia los playoffs de ascenso a la LEBPlata. Quizás por eso desde el club verderón se sigue con  cautela, expectación y no menos impaciencia las decisiones que se deben tomar en su categoría, aunque «primero tendrán que resolver por arriba». La cadena es larga. Desde la ACBa la Liga EBA hay que pasar por la LEBOro y la LEBPlata. Y aunque parece que la cosa empieza a desatascarse por arriba, aún el modelo sigue sin definirse.  
Se reunieron de forma telemática los clubes de la Liga EBAde Castilla y León –Ávila Auténtica,  Universidad de Valladolid, USALLa Antigua,  Caja Rural Zamora, Aquimisa Carbajosa o ULERBHGlobal– para intercambiar opiniones pero poco más. «Charlamos un rato sobre cómo vemos la situación pero de momento seguimos sin novedades» señala Carlos Hernández Guío, presidente del Óbila Club de Basket.
Bien es cierto que la pasada semana se dio el primer paso para desbloquear la LEBOro. La reunión de la Federación Española de Baloncesto con los 18 clubes de la LEBOro dejaba un primer paso. Sin descensos y dos ascensos  a la Liga Endesa era la decisión adoptada, si bien la fórmula sobre cómo resolver esos ascensos es ahora mismo donde se encuentra bloqueado el debate.Ascensos, por cierto, que no terminan de convencer en una ACB que tendría el próximo año 20 equipos.
Así, a la espera de que la cadena avance, en el Óbila siguen a la espera. «Creo que hasta dentro de un par de semanas no vamos a saber nada» asumen en el Óbila Center. Quizás las decisiones se están demorando más de lo previsto. No sólo son las dudas sobre «cuándo se podrá jugar y cómo», sino que el modelo con el que terminar la temporada, que tiene todo paralizado. Y hay ya ganas de saber qué decisión se piensa adoptar. Ya no es sólo por lo presente sino «por intentar planificar el futuro» en un club que, como la inmensa mayoría, ahora mismo no tiene jugadores en su primera plantilla. Volver a la carrera sería una quimera.