"El tratamiento de datos no era el adecuado y se corrigió"

J.C.H
-

El procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, matiza sus afirmaciones públicas del jueves y explica que «en todo momento» se ha referido a «estadísticas»

Los populares de Ávila piden la dimisión de Pascual - Foto: Pedro Pascual, procurador de Por Ávila

J.C.H. / ávila
Pedro Pascual, procurador de Por Ávila en las Cortes regionales y exdirector médico del Complejo Asistencial de Ávila, matizó ayer sus sorprendentes delaraciones del jueves sobre supuestas manipulaciones en las listas de espera: «Cuando se refirió a la manipulación de las listas de espera quiso decir que el tratamiento de los datos no era el adecuado, y que esto se modificó» en su etapa de director médico, explica su partido, Por Ávila, a través de una nota de prensa.
Asimismo, Pascual, ha querido aclara «que en todo momento se ha referido a estadísticas, no a la atención a los pacientes, que ha sido inmejorable gracias al esfuerzo de los profesionales sanitarios a quienes agradece su implicación y dedicación». A pesar de los datos publicados, ha señalado, «siempre se han manejado las listas de espera por parte de los profesionales y por orden de prioridades, lo que ha garantizado la atención a los pacientes en todo momento». Además, el procurador de Por Ávila en las Cortes de Castilla y León ha reclamado que aflore la lista de espera real de la sanidad en Castilla y León «de cara a establecer un diagnóstico real de la situación y modificarlo».
Por otra parte, califica de «graves las acusaciones vertidas» por la gerente del Complejo Asistencial de Ávila, María Antonia Pedraza. En ellas, realizadas a Diario de Ávila, la gerente del Complejo Asistencial responsabilizaba a Pascual de la mala gestión de las listas de espera y la ligaba a su cese, entre otros motivos. En este sentido, Pascual defiende su labor como director médico del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles durante seis años y desmiente «que su cese se produjera por las listas de espera, sino por pérdida de confianza por discrepancias con la gerente, por ser una persona incómoda y que antepone los intereses de los pacientes a cualquier otro tipo de interés».