La Nueva Edición Victoria publica su segundo volumen

D.C
-

La musicóloga María Elena Cuenca ha recuperado para poner a disposición de todos los interesados varios motetes, magnificats y un himno del Abvlensis

La Nueva Edición Victoria, el ambicioso proyecto del Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria que tiene como objetivo principal recuperar en una edición crítica muy cuidada todas las composiciones del Abvlensis para compartirlas a nivel internacional con musicólogos e intérpretes que quieran disfrutar de su obra, cuenta desde ayer con un nuevo corpus de composiciones que conforman el segundo volumen de esa iniciativa.
Al corpus de partituras ya publicadas y editadas en el primer volumen de la Nueva Edición Victoria, pertenecientes al libro de motetes que se publicó en 1572 en Venecia, se acaba de unir un nuevo conjunto de trabajos musicales, adscritos en este caso al volumen de 1576 y publicado en la misma ciudad italiana. 
El trabajo de investigación y recuperación de esas obras, posible gracias a la beca que el Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria convoca con parte del dinero recaudado en el festival Abvlensis, ha sido realizado en esta ocasión por la musicóloga y profesora María Elena Cuenca, que presentó ese trabajo acompañada por el coordinador del Centro, Óscar Arroyo; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero; la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ávila Sonsoles Prieto y los concejales Ángel Sánchez y Carlos López.
32 temas ya. Explicó María Elena Cuenca que las partituras que llenan este segundo volumen, y que sumándose a las que formaron el primero conforman ya un conjunto de 32 piezas, son fundamentalmente motetes marianos, a los que se suman algunos magnificats y un himno, composiciones entre las que, añadió, «se cuentan algunas de las piezas fundamentales en el corpus de Tomás Luis de Victoria».
Al interés propio de la calidad y belleza de esas obras del Renacimiento, explicó María Elena Cuenca, se suma el saber que «son obras en las que Victoria aún no introduce cambios que sí aparecen en impresos más tardíos, que permiten apreciar la evolución de un compositor que revisaba todo lo que componía a lo largo de su vida».
Cada una de esas piezas aparece revisada y reeditada con criterios musicológicos actuales –aparecen el título de la obra, el número de su disposición vocal, la fuente de procedencia, la festividad en la que Victoria consideraba que debía interpretarse, la transcripción al castellano y la traducción al inglés–, tratando de respetar al máximo el tratamiento que Victoria le dio al texto y al uso de la pieza. Además, toda la edición sigue un aparato crítico preciso y accesible desde la web del Centro de forma gratuita.