scorecardresearch

Madrid y Barça firman una buena noche europea

Europa Press
-

Los blancos se imponen sin excesivo gasto al ALBA Berlín (87-64) y los culés luchan y ganan al Estrella Roja (69-76)

El escolta el Real Madrid, Sergio Llull (c), con el balón ante los jugadores del ALBA Berlín, el polaco Yovel Zoosman (i) y el estadounidense Tamir Blatt, - Foto: JUANJO MARTIN

El Real Madrid volvió a la senda de la victoria en la Fase Regular de la Euroliga 2021-2022 después de imponerse este martes en su fortín del WiZink Center de forma clara por 87-64 al ALBA Berlín alemán, en un partido que solventó tras un gran segundo cuarto y donde no se vio afectado por las bajas.

El conjunto madridista se repuso a la derrota del Clásico del pasado viernes con una casi 'obligada' victoria ante uno de los equipos de la zona baja de la tabla y sin ni siquiera alterarse por las bajas en las horas previas de Thomas Heurtel y Pablo Laso por el coronavirus.

Tampoco jugó finalmente Guerschon Yabusele, que se unió a las ausencias de Alocén, Abalde y Thompkins, pero el diez veces campeón de Europa demostró su fondo de armario para sacar el triunfo antes de iniciar un final de 2021 de mucha más exigencia. Walter Tavares lideró a los locales con partido 'perfecto' de 17 puntos sin fallo en el tiro (8/8) y siete rebotes.

La ausencia de Yabusele dio la oportunidad de volver al cinco titular a Anthony Randolph. El ala-pívot, en su vuelta a la Euroliga, no empezó bien y falló sus primeros cuatro lanzamientos en un inicio de partido que fue el único momento igualado del choque. El ALBA estuvo más fino desde fuera, pero sus cuatro triples solo le sirvieron para estar al acecho al final del primer cuarto (19-16).

Pero a partir de ahí, los locales aceleraron gracias de nuevo a su defensa, acompañada además por la puntería exterior de Llull y Rudy Fernández. Sus triples y el poderío interior de Walter Tavares acabaron con la resistencia de los de Israel González que recibieron un 24-10 de parcial en el segundo cuarto que les puso las cosas ya muy cuesta arriba (43-26).

Tras el descanso, el partido se frenó un poco y eso le permitió al conjunto berlinés mantenerse dentro del partido. Randolph fue el que más empeño puso sobre el parqué y esta vez sí lo hizo con acierto. Sus once puntos en el tercer periodo permitieron al Real Madrid mantener una buena renta para los diez minutos finales (60-46) pese a perder el cuarto (17-20).

El conjunto madridista se volvió a atascar ofensivamente de inicio y el ALBA amenazó con reducir la diferencia por debajo de los diez puntos, pero Rudy Fernández provocó el último acelerón en ataque para tener un final de partido tranquilo y mantenerse a la estela del Barça en la clasificación.

 

El Barça vence en el Pionir

El Barça superó este martes al Estrella Roja en el Pionir de Belgrado (69-76), en la jornada 15 de la Fase Regular de la Euroliga, y sigue sumando victorias para seguir líder de la competición y, en esta ocasión, sabiendo sufrir y luchar para llevarse un duelo que se complicó en los instantes finales.

Tuvo que luchar el Barça contra las lesiones conocidas, contra la torcedura de tobillo de Sergi Martínez en pista, contra el ambiente caliente del Pionir que el número 1 del mundo de tenis Novak Djokovic se encargaba de ir encendiendo a pie de pista. Y pese a ello, el Barça logró una victoria de peso e importancia.

Se sobrepuso el equipo de Sarunas Jasikevicius a todo, hasta a sus dos pésimas rachas de anotación. Se venía de ganar el Clásico al Real Madrid y el Estrella Roja, que buscaba también su tercera victoria seguida, propuso un partido físico y duro que, por momentos, se le atragantó a un Barça que al final respiró con su séptima victoria seguida en el bolsillo.

No apareció en modo estelar Nikola Mirotic (10 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias) pero sí aportó en esos momentos tensos en que Estrella Roja, que abrió el último cuarto 12 puntos abajo, llegó a ponerse a tiro de triple, con el Pionir apretando como nunca y la sensación de que abría remontada.

Pero esta vez el mejor de los blaugranas fue Nigel Hayes-Davis (14 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias), quien tras el partido aseguró que recogió el guante, el reto, de su técnico. Y su paso adelante ayudó al Barça a mantenerse arriba, a saber apretar en defensa, a luchar con músculo junto a Rolands Smits o Martínez hasta que tuvo molestias.

El Barça supo leer bien el partido, se metió en la piel que tocaba para ganar desde el sufrimiento, desde el no poder anotar en varios minutos por la férrea defensa local. El marcador bajo, indicativo de que este pulso era entre dos de las mejores defensas de la competición, no fue al final obstáculo para un Barça que cerró el duelo con un triple decisivo de Kyle Kuric. Siete triunfos en línea, liderato defendido y a pensar ya en Atenas y en el Panathinaikos.

 

El Baskonia frena su reacción en Estambul

El Bitci Baskonia cayó derrotado este martes (87-72) en su visita al Anadolu Efes, el vigente campeón de la Euroliga, y vio frenada su buena racha de tres victorias consecutivas en un partido donde tuvo más opciones de las que refleja el marcador final.

El equipo de Neven Spahija no comenzó con buen tino la 'minigira' en Turquía, pero sí ofreció buenas sensaciones durante gran parte del encuentro. Sin embargo, el empuje local en los momentos decisivos, su animado público y el talento de Vasilije Micic (24 puntos) y Shane Larkin (16) acabó por condenar al cuadro vasco.

Precisamente éste último, el jugador de Ohio fue quien lideró el buen comienzo del Efes. Mucho juego interior y una buena defensa sirvieron para intimidar a los baskonistas. Sin embargo, el oficio de Jayson Granger y una encomiable respuesta detuvieron cualquier intento de 'partido fácil' para los de casa. El 8-16 cambió los planes del conjunto turco.

Pleiss, otro ex del Baskonia, también comenzó a entonarse y equilibró la balanza poco antes del descanso. Es más, los otomanos lograron enfilar la bocana de vestuarios con un punto de renta (43-42). El partido estaba en todo lo alto, pero con el Efes más crecido y haciendo gala de su incuestionable confianza. Si no era el primer intento, ocurría en el rebote.

Simone Fontecchio y el propio Granger volvieron a aumentar el nivel, encontraron el aro rival y dejaron un 68-62 que daba ciertas esperanzas al final del tercer asalto. Fue en el último cuarto cuando los pupilos de Ergin Ataman abrocharon definitivamente el triunfo con un tramo exquisito en el tiro exterior y un parcial de 21-10.

La visita al Sinan Erdem Spor Salonu terminó con un marcador doloroso y con Granger sustituido por un golpe en el hombro. Esa fue la peor noticia para un Baskonia cuya derrota frente al campeón podía entrar en sus planes. El jueves visita al Fenerbahce para intentar seguir retomando el vuelo y abandonar la antepenúltima posición de la Euroliga.