González de Vega dimite como presidente de Cruz Roja

D.C
-
González de Vega dimite como presidente de Cruz Roja

Ha puesto su cargo a disposición del presidente nacional de la ONG, por lo cual hasta que haya elecciones en junio ocupará el puesto uno de los vicepresidentes

Gonzalo González de Vega, presidente de Cruz Roja de Ávila desde junio del año 2015, ha puesto su cargo «a disposición del presidente nacional» de la ONG, una decisión que el abulense aseguró ayer que ha tomado «por motivos estrictamente personales, sin que haya en ello ningún matiz político ni de otro tipo»; lo que ocurre, añadió, «es que he estado cuatro años como presidente, una legislatura se podría decir, y todo tiene su principio y su fin, y hay que dar paso a otras personas».
Tomada esa decisión, manifestó González de Vega, «quiero dejar claro mi agradecimiento personal al presidente nacional  y también al autonómico por  haber confiado en mí durante este tiempo, y resaltar el trabajo en equipo de todos los componentes de la asamblea provincial de Ávila, del personal laboral y del voluntariado, sin el cual no podríamos haber hecho nada».
También, añadió, «quiero agradecer a todas las autoridades, organismos, entidades, asociaciones, colegios y otras agrupaciones la colaboración que siempre hemos tenido con ellos y ellos con nosotros, y por supuesto a los medios de comunicación que se han hecho eco de nuestra labor, ya que todos ellos me han facilitado mi trabajo».
A bote pronto, comentó, la valoración que puede hacer de este tiempo al frente de Cruz Roja Ávila «es positiva, ya que han sido cuatro años en los cuales hemos conseguido, entre otras cosas, que las asambleas comarcales que estaban paradas comenzasen a funcionar  con buenos equipos, con muchos más voluntarios y consiguiendo que llegasen a muchos más pueblos de la provincia; además, se han hecho programas nuevos y se está trabajando con muchísimos abulenses que son personas vulnerables». Es decir, resumió, «que estoy muy orgulloso de lo hecho y me voy con la conciencia muy tranquila de haberme entregado en cuerpo y alma a la Cruz roja, porque creo que era necesario. Lo único que me queda pendiente es la obra de la nueva sede, que va por buen camino, y quien venga detrás de mí será quien ponga la primera piedra, que espero que sea en pocos meses».
Lo que queda ahora, finalizó, es que «el presidente nacional acepte mi dimisión, y entonces se hará cargo temporalmente de la presidencia abulense un vicepresidente de los existentes, y como estamos en periodo electoral me imagino que de aquí al mes de junio, que son las elecciones, se elegirá al nuevo presidente».