Formación para neutralizar y controlar la avispa asiática

P.R.
-
Formación para neutralizar y controlar la avispa asiática

Más de un centenar de participantes, procedentes de distintos puntos de España, asisten desde hoy a unas jornadas organizadas por los bomberos de Ávila

Más de un centenar de personas se han inscrito en la ‘Jornadas de recogida de enjambres y Neutralización de Nidos de Avispa Asiática’ que se ha organizado desde el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento y que se va a desarrollar a partir de hoy en el Salón de Actos del cuartel de la Policía Local de Ávila. Los asistentes proceden de Zaragoza, Valencia, Cáceres, de casi todos los parques de bomberos de Castilla y León y de otras partes de españa, así como agentes forestales de la Junta de Castilla y León.La concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Ávila indicó que se presupone “la inminente llegada” de esta especie de avispa invasora a nuestra provincia ya que ya se encuentra en las provincias limítrofes de Valladolid, Salamanca y Cáceres. «Organizamos estas jornadas para ofrecer una mejor atención al ciudadano», que han sido organizados por los componentes del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Ávila y se cuenta con la colaboración de otros sectores como apicultores locales y agentes forestales. El jefe accidental de bomberos, Alberto Pato adelantó que estas jornadas se distribuye en tres jornadas. En la segunda habrá una sesión práctica de como se neutralizan los nidos. La avispa asiática se tiene constancia de ella desde hace seis años que entró en Europa por Francia. Ha colonizado el norte de España. Se ha identificado en Valladolid y entre Salamanca y Cáceres. Se trata de un ejemplar que cada nido tiene 2.000 ejemplares y hasta 15.000 larvas. En cada nido se pueden formar hasta 500 reinas, lo que permite que cada año su presencia se multiplica por diez y cada año pueden colonizar un territorio situado a 150 kilómetros. El jefe de bomberos quiso tranquilizar a la población. La avispa asiática es de mayor tamaño que la autóctona, pero su picadura no es mortal. Ataca si se siente que puede ser dañada. Puede resultar peligrosa si ataca de forma simultánea si se va contra ella. Lo primero que hay que hacer es identificar y dar aviso a los servicios de emergencia.