Un final de altura

M. Lumbreras
-

El Festival Cir&Co clausura su séptima edición con gran aceptación por parte del público y buenos datos de asistencia, así como con obras vanguardistas que han puesto el foco en el circo contemporáneo

Un final de altura - Foto: Ana I. Ramirez

Toda función tiene su fin, y a las obras del Festival Internacional de Circo de Castilla y León les ha llegado hoy. Cir&Co cerró el domingo su séptima edición con una gran afluencia de público y éxito total de las representaciones llevadas a cabo.
Según la Junta de Castilla y León, organizadora del Festival, el conjunto de espectáculos de Cir&Co ha reunido a lo largo de las semana a más de 73.000 espectadores. Asimismo, un hecho a valorar es que todos los espectáculos realizados en lugares cerrados, que contaban con aforo limitado se han desarrollado llenos hasta la bandera, agotando las entradas en todos sus pases. Por otro lado, las actuaciones llevadas a cabo en los lugares más bellos y emblemáticos de la ciudad –plaza de Santa Teresa, de la Catedral y Mercado Chico– han congregado a miles de espectadores.
Además, con 37 compañías de 17 países diferentes, esta ha sido la edición más internacional de las hasta ahora realizadas. En cuanto al contenido de los espectáculos, Cir&Co ha pretendido llevar el festival a terrenos más novedosos y experimentales, haciendo un mayor hueco entre el programa a propuestas originales y diferentes, centrándose menos en el circo tradicional.
La jornada del domingo se iniciaba en el Palacio de Superunda con la actuación del grupo Asaco Circo, que presentaba su espectáculo ‘BB Circus’. La obra de esta compañía gallega era una de las mejores elecciones para aquellos que quisieran llevar a sus allegados más pequeños a uno de los espectáculos del festival. ‘BB Circus’ nes una espectáculo pensado para arrancarles la carcajada a los niños del público. Cuenta la historia de dos amigos que se encuentran en el bosque y , entre malabares, música en directo y mucho humor –mención especial a la solicitada colaboración de los niños– realizan diversos juegos y malabres destinados para los más pequeños.
Siguiendo el recorrido de las diferentes funciones programadas para el día de ayer, el palacio de Bracamonte acogión con risas y aplausos la función ‘La Chimba’, de la compañía Los Shester’s. 
Con una gran habilidad para meterse al público en el bolsillo, el grupo llevó a cabo una gran actuación en la que se mezclaron los malabarismos con pelotas y mazas y los equilibrismos con diversos tipos de monociclos. Durante el show, tuvieron lugar momentos álgidos como la ruta de equilibrios en monociclo entre petardos y aros de fuego, los malabarismos con los pies o el equilibrio en un monociclo de tres ruedas –una sobre otra.
La compañía francesa La (cie) Sid fue la encargada de clausurar el festival en la Plaza de Santa Teresa con su espectáculo ‘L’ Ironie d’ un saut’. Valiéndose de una gran estructura metálica instalada en el centro del Grande, los franceses realizaron un espectacular show de acrobacias sobre el aire, en el quelas cabriolas aéreas –incluso con los ojos vendados– y la técnica circense brillaron ante la muralla.
Cierra así un festival que ha ofrecido a los vecinos abulenses lo mejor del panorama actual del circo internacional. Con siete años ya a las espaldas, Cir&Co está completamente asentado en la ciudad y se ha convertido, sin duda alguna, en uno de los eventos más esperados de los veranos de la capital.