El grado de empleabilidad de la FP alcanza el 84%

M.M.G.
-
El grado de empleabilidad de la FP alcanza el 84%

El director general de Formación Profesional, Agustín Sigüenza, asegura que «los empresarios quieren que se potencien» estos estudios con el fin de no perder competitividad

El director general de Formación Profesional en Castilla y León, Agustín Sigüenza, participó este viernes en la Semana de la Formación Profesional de Ávila. Lo hizo en un debate centrado en la importancia que tiene la orientación profesional de los jóvenes antes de que estos se decanten por unos u otros estudios. «Existe un consenso generalizado sobre la necesidad de orientar a los alumnos de EducaciónSecundaria sobre las ofertas de empleo y sobre la necesidad de profesionales cualificado que tiene el sector productivo», comenzó a hablar Sigüenza, que aportó un dato: el grado de empleabilidad de la FP está en el 84 por ciento de media en las 20 familias profesionales implantadas en Castilla y León. «Es decir», abundó, «más de ocho de cada diez jóvenes que terminan un ciclo de FP, en menos de un año están trabajando». 
El problema radica en que, en opinión del director general, la falta de información en torno a la FP «provoca un desfase entre las necesidades que tienen los empresarios de personal cualificado y lo que somos capaces de proporcionar desde el sistema educativo». Por eso, no son pocos los empresarios que no encuentran los trabajadores que necesitan. «Y, en cambio, hay un elevado porcentaje de paro juvenil, lo que refleja un importante desajuste», lamentó Sigüenza.
Fue crítico el director general al asegurar que «quizá tenemos un sistema demasiado orientado a la universidad» y eso a pesar de que «la FP es un itinerario que también dirige a la universidad». Es más, recalcó, hay empresarios que si tienen que contratar, puso como ejemplo, a un ingeniero, prefieren contar con uno que haya pasado previamente por la FP.
Por todo ello, Sigüenza volvió a la idea de hablar más a los estudiantes («incluso a los de Educación Primaria», dijo) sobre orientación profesional. A ellos, pero sobre todo, a sus familias. «Es que hay un amplio desconocimiento entre los jóvenes y sus familias», amplió su idea, «que desconocen que el mercado está lleno de perfiles profesionales que necesitan personal cualificado. Hay buena oferta y de calidad, pero hay que ponerla en valor, sobre todo ante las familias».