415.000 hectáreas forestales más en las últimas tres décadas

SPC
-
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita el Vivero Forestal Central con motivo del Día del Árbol. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira (Ical)

El consejero de Medio Ambiente concreta en más de tres millones de metros cúbicos la madera que los bosques generan cada año de forma sostenible para poder surtir a la industria regional

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, destacó hoy el trabajo realizado para la creación de más de 400.000 hectáreas forestales en las últimas tres décadas en la Comunidad, 235.000 de ellas de titularidad privada, lo que en su opinión supone “algo sin parangón en España y en Europa”. Así lo puso de manifiesto en la visita realizada al Vivero Forestal Central de la Junta en Valladolid con motivo del Día del Árbol.

“Estas políticas de reforestación, cuando el Gobierno regional asumió las competencias hace casi 30 años, posibilitó este incremento de hectáreas de plantaciones forestales y estamos hablando de un ocho por ciento del total de la superficie arbolada en Castilla y León”, precisó. A su vez, en declaraciones recogidas por Ical, incidió en que no solo se han creado hectáreas públicas, si no que también “se ha realizado un gran esfuerzo privado por los propietarios de terrenos agrícolas abandonados o sobrantes que se han transformado en forestales”.

En ese sentido, Suárez-Quiñones recordó que la Política Agraria Común (PAC) con sus fondos ha propiciado ayudas públicas en el ámbito de la reforestación, que para el periodo 2016-2020 en Castilla y León han supuesto 200 millones de euros en subvenciones a las plantaciones de alto valor, repoblaciones de árboles y otras líneas que pretenden impulsarlas.

“En reforestación no solo hay metodologías nuevas sino que uno de los principales objetivos ha sido integrar la biodiversidad y el respeto hacia ella. No se trata solo de plantar árboles sino hacerlo de forma inteligente y para reducir las emisiones y fijar CO2, que es la misión de los bosques, luchando así contra el calentamiento global”, sostuvo el consejero.

En esta línea aludió a los “programas inteligentes” de plantas frondosas -y que puedan dar fruto, por ejemplo, para alimentar a los osos- que desarrolla la Junta en colaboración con la Fundación Oso Pardo, o el programa Life Baccata que pretende mejorar las poblaciones de tejos en la Comunidad, “al tratarse de un patrimonio forestal escaso con una significación muy importante y que así se va incrementando”.

Trabajo genético

Otro de los puntos claves en el ámbito forestal que destacó Suárez-Quiñones con motivo del Día del Árbol fue el trabajo genético que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. “Castilla y León hace una importante labor de innovación en el Vivero Central, unas instalaciones de titularidad pública que trabaja en primer término en identificar todos los genotipos de las poblaciones arbóreas autóctonas por zonas geográficas, para tenerlas indentificadas junto a las reservas de semillas y de plantas”, señaló.

Así, tal y como indicó, se podrá acometer una repoblación sin modificar la estructura de las poblaciones de árboles. El siguiente paso es buscar cómo se puede mejorarlas a través del sistema de clonación y el trabajo genético realizado para hacerlas más productivas y resistentes a las enfermedades.

“Todo esto genera una mayor renta añadida y de oportunidades en el mundo rural para los propietarios de esos terrenos forestales, aportando mayor actividad económica y la posibilidad de luchar contra la despoblación. Todo el personal del Vivero de la Junta hace un trabajo extraordinario, por ejemplo en la mejora genética con nuevas tecnologías del pino piñonero, del chopo o de plantas de alto valor como puede ser el nogal”, enumeró.

Industria maderera

El consejero incidió además en el hecho de que en Castilla y León se radican “las industrias madereras más importantes” del país “e incluso de Europa” y, lo destacado, dijo, es que se lleva a cabo una “política muy responsable” con los recursos naturales disponibles “de forma sostenible”. Por ello, recordó que la gestión de la madera en los bosques “no es insensata”, con señalamientos de trabajadores públicos de “aquello que hay que cortar y lo que no” y así se logra que “siempre se mantenga el incremento de la superficie”.

Esta situación no es óbice, tal y como apuntó Juan Carlos Suárez-Quiñones en la celebración del Día del Árbol, para que en Castilla y León los bosques generen cada año cerca de tres millones de metros cúbicos de madera para poder surtir a la industria maderera regional, que genera recursos y y una actividad económica importante.