"Trabajaré desde el primer minuto por mi provincia"

M.M.G.
-
"Trabajaré desde el primer minuto por mi provincia"

Alicia García, candidata al Congreso por el PP, habla de la «reponsabilidad» que siente ante la posibilidad de representar a Ávila y a los abulenses «en un momento decisivo del panorama nacional»

Sólo unas horas después de conocerse su candidatura al Congreso por Ávila, Alicia García atiende a Diario de Ávila. Lo hace desde Madrid, a su salida del encuentro convocado por Pablo Casado con todos sus números uno. Está contenta. Pero también sintiendo el «vértigo» que le causa una palabra que repite varias veces durante nuestra conversación telefónica, «responsabilidad».
«La sensación que tengo es de muchísima responsabilidad, porque representar en la soberanía nacional a mi provincia es algo que me agrada, pero que también me da mucha responsabilidad. Sobre todo en un momento tan decisivo y complejo del panorama nacional», comienza García a desgranar  las sensaciones que se le acumulan en unos días sin duda especiales para ella y en los que, cuenta, piensa ya en «ganarse la confianza de los abulenses para que vuelvan a confiar en el Partido Popular».
Para ello, Casado ha pensado en ella. Y por él le preguntamos. «Es una persona muy vinculada a Ávila, que ama Ávila. Y él lo que me pide es que represente las ideas y los valores del proyecto en el que creo y que es el que él defiende».
Casado es, confiesa, su referente a la hora de hablar de política nacional. Pero no olvida ni a Juan Vicente Herrera ni a Miguel Ángel García Nieto como «maestros» en la política regional y municipal respectivamente. La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León y en que en su día fue concejal del Ayuntamiento de Ávila se acuerda ahora de ellos. Pero también menciona a los números uno del PP a los que este sábado pudo conocer en persona en Madrid y de los que, asegura, podrá «aprender mucho».
García, que ahora espera dar el salto a la política nacional, conoce pues la política municipal y regional. «Siempre he estado donde el PP ha pensado que debía estar», defiende su carrera. «Yo nunca he pedido nada jamás», recalca y presume«con humildad» de su «forma de hacer, de escuchar, de trabajar y de consensuar. Es la forma de trabajar que tengo desde la lealtad al PP, que es el partido que hoy defiende de mejor manera posible la unidad de España, la Carta Magna, los valores y los principios en los que creo».
Asegura que aún es pronto para saber qué papel le corresponderá en el Congreso si los abulenses finalmente le conceden su confianza. «Pero tengo claro que Ávila y los abulenses no están sólo en mi corazón, que lo están, sino también en mi cabeza». Por eso, asegura, «desde el primer minuto trabajaré representando a mi provincia y reivindicando aquellas cosas que considero que mi provincia se merece».
Son varios los nombres propios que salen a relucir durante esta conversación con García. Uno de ellos el de la que será una de sus principales rivales, la socialista Margarita Robles. «Soy muy respetuosa con su candidatura», quiere dejar claro. Pero no tiene tampoco problema en asegurar que la ministra «tendrá que demostrar ese vínculo con Ávila que espero que lo tenga». Ella, en cambio, presume de no tener que demostrar nada. «Mis padres, mi marido y mis tres hijas son de Ávila», dice. E insiste en que lo que va a hacer «es lo más bonito que se puede hacer en política» que es, asegura, trabajar por su tierra.
Otro nombre propio también es de mujer, el de Sonsoles Sánchez-Reyes. «Va a ser la futura alcaldesa de Ávila», se muestra convencida y la define como una mujer «que ha demostrado su capacidad de trabajo, de empatizar con los abulenses, que conoce perfectamente la ciudad». Y considera que «tiene un proyecto para Ávila muy interesante que nos va a permitir que Ávila crezca como ciudad».
Por último, la candidata al congreso por el PP opina también sobre la situación de la Diputación Provincial. «Espero que la moción de censura prospere», subraya. En su opinión, «los abulenses depositaron su confianza en el PP a la hora de dirigir la Diputación Provincial y por tanto esa presidencia fue arrebatada por otro partido».
Un partido que, por cierto, no considera «un rival importante» en el Ayuntamiento, aunque «hay que respetar a todos los rivales».