El turismo redescubre a Bonilla, el 'pueblo bonito'

M.E
-

Su inclusión hace algo más de un año en la asociación 'Los pueblos más bonitos de España' ha supuesto una revolución para esta preciosa localidad, famosa por su rico patrimonio. El turismo crece «más de un 500%» y se ponen en marcha nuevos proyectos

El turismo redescubre a Bonilla, el 'pueblo bonito' - Foto: Isabel García

En Bonilla de la Sierra están censadas unas 120 personas, pero vivirán de forma permanente algo menos de treinta. La tranquilidad marca la vida rural de este pequeño pueblo enclavado, como dice su nombre, en la sierra, en el corazón del Valle del Corneja, y aunque la fama de su belleza siempre ha estado ahí, su inclusión hace algo más de un año en la asociación ‘Los pueblos más bonitos de España’ ha supuesto una pequeña gran revolución y una especie de «bendición» para esta localidad, declarada Conjunto Histórico Artístico y sede en el pasado de obispos, Reyes y otras personalidades. Aunque no hay cifras exactas, desde el Ayuntamiento se estima que los visitantes se han ido multiplicando exponencialmente en estos meses y que las visitas han aumentado «más de un 500%», lo que ha obligado al Consistorio a impulsar proyectos y mejoras para intentar adaptar la localidad a esta nueva realidad. La confirmación oficial como ‘pueblo bonito’ le ha puesto en el mapa turístico, una oportunidad que en Bonilla no quieren desaprovechar.
Es cierto que siempre ha habido turismo en Bonilla de la Sierra, sobre todo en verano y los puentes, no en vano la riqueza y el buen estado de conservación de su patrimonio no han pasado desapercibidos, pero ahora se ha dado un paso más. «Estamos notando mucho movimiento, vienen muchos turistas los fines de semana, autocares programados que vienen específicamente al pueblo (antes era parada de una ruta) y también personas entre semana que llegan a cualquier hora o en cualquier momento», subraya José Antonio Orgaz, alcalde del municipio, a quien se le nota orgulloso de su pueblo pero también con la responsabilidad de tener que gestionar esta nueva situación.
En este sentido, sus primeros meses en la Alcaldía han estado marcados por la necesidad de «dar un servicio turístico», porque «no teníamos apenas nada». Así, se ha habilitado un aparcamiento para 50 plazas a la entrada del pueblo para que los visitantes puedan iniciar desde allí el recorrido por la localidad y se ha acometido el arreglo y puesta al día de fuente públicas, el alumbrado y los caminos del entorno. Además, se ha puesto a disposición de vecinos y turistas un merendero y se han limpiado calles y plazas.
El proyecto estrella de estos meses, no obstante, ha sido la puesta en marcha de su página web, un proyecto que les está permitiendo llevar los tesoros de Bonilla de la Sierra a nuevos públicos y a más personas, interactuando con ellas y conduciendo a la localidad hasta el siglo XXI.