El dibujo de Julio Veredas brilla en la Sala del Agua

D.C
-

El artista abulense celebra una exposición que en buena parte recoge ilustraciones del libro 'El plan de Albano', historia original y llena de ironía para suavizar la dureza del tema abordado de la que acaba de publicarse su tercera edición

El dibujo de Julio Veredas brilla en la Sala del Agua - Foto: David Castro

Julio Veredas, nieto del inolvidable artista de nombre Antonio que tanto aportó al arte y al patrimonio abulense, celebra en la Sala del Agua (plaza de la Catedral, 11) una exposición de ilustración de mucha calidad, originalidad y capacidad de transmisión de sentimientos que lleva por título ‘El plan de Albano’, una muestra formada por 25 dibujos que demuestran la maestría de este artista en este género.
La exposición puede visitarse hasta el día 20 de octubre, de lunes a viernes de 18,30 a 20,00 horas, y sábados, domingos y festivos de 12,00 a 14,00 y de 18,30 a 20,30 horas.
Dieciséis de los dibujos que dan contenido a esta exposición han sido seleccionados de entre los 55  que forman parte del libro del mismo título que la muestra, un magnífico ‘cuento’ escrito e ilustrado por Julio Veredas en el que cuenta la historia de un joven que lucha por alcanzar un sueño que le saque de una realidad muy gris, a veces incluso amenazante, mientras que los otros seis no tienen nada que ver con esa historia, aunque están muy hermanados entre sí tanto por la técnica utilizada como por el estilo, la temática y el trasfondo de una cierta fantasía que comparten. 
El visitante de esta exposición, igual que el lector del libro El plan de Albano, se sitúa ante unos trabajos de exquisita ejecución en los que se percibe el brillante oficio de un maestro del dibujo que consigue contar mucho más que lo que se ve en principio, puesto que ninguna de las ilustraciones, llenas de detalles, se agotan en sí mismas. A ese sentimiento de satisfacción por disfrutar de un trabajo bien hecho se suman otros, a veces contradictorios como lo son los seres humanos, como la alegría, el escepticismo o incluso la indignación ante una realidad que está contada desde un conseguido distanciamiento irónico que ayuda a hacerla más soportable pero no la pinta menos cruda de lo que en verdad es.
El plan de Albano, que alcanza su tercera edición y ya está a la venta en varios establecimientos, es «una especie de cuento ilustrado un poco complejo» en el que, a través de una historia «con varios giros» y un magnífico uso de la ironía para crear varios niveles de lectura que confían en la inteligencia del lector, se narra «una historia de superación protagonizada por un joven», contado todo ello sin perder nunca de vista un lirismo estético que sabe suavizar lo más duro del mensaje.