España pierde 3,5 millones de empleos desde mediados de marzo

Agencias
-

El aluvión de ERTES, sumado a los casi 850.000 contratos cesados durante el último mes, dejan un agujero sin precedentes en el tejido industrial

La planta de Volkswagen en Navarra está temporalmente cerrada. - Foto: Jesús Diges

Las medidas de confinamiento decretadas en España desde el pasado domingo 15 de marzo ya ha provocado que más de 3,5 millones de trabajadores hayan sido ya expulsados del mercado laboral, tras el cierre de establecimientos, fronteras e, incluso, de la industria no esencial, que ha abierto un gran agujero en el empleo para el comercio, el turismo y la industria nacional.
En concreto, hasta ayer, se han presentado 474.000 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que afectan a cerca de 2,7 millones de trabajadores, una cifra a la que se suman los casi 850.000 empleos destruidos en marzo.
Mientras que los primeros, que representan el 77% del total, volverán a recuperar su empleo una vez se establezcan las medidas necesarias para la vuelta progresiva a la normalidad, puesto que esa es la finalidad de los ERTE, en el caso de lo segundos, se trata de una pérdida neta de afiliación a la Seguridad Social.
No obstante, la inmensa mayoría del empleo perdido en marzo se debe a la finalización de contratos temporales, por lo que, incluso, aquellos que no reúnan los requisitos necesarios para cobrar el paro, también recibirán un subsidio excepcional de 430 euros, de igual forma que los afectados por ERTE también lo percibirán, con el propósito de mermar el mínimo su poder adquisitivos y favorecer, así, una recuperación de la economía cuando los contagios remitan por completo.
De los 2,7 millones de empleados afectados por los despidos temporales, 620.000 se encuentran en Cataluña; seguidos de los 427.000 de Andalucía; y de los 400.000 en Madrid. Entre las tres copan cerca del 54% de las personas afectadas en todo el territorio.
Les siguen, en este orden, la Comunidad Valenciana, donde hasta el momento hay 277.000 trabajadores afectados; Castilla y León, con 160.000 personas; Canarias, con 158.000; Galicia, con 156.000; País Vasco, con 153.000; y Murcia, con 100.000, la última región que supera esta cifra.
Por debajo de los 100.000 afectados se encuentran Castilla-La Mancha, con 70.000 trabajadores registrados en ERTE; Aragón, con 34.500; Cantabria, con 30.000; Extremadura, con 10.500; Navarra, con 22.000.
Estas cifras contrastan con las ofrecidas el pasado jueves por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que apuntó a 250.000 ERTE y a la concesión de 620.000 prestaciones por desempleo, afirmando, no obstante, que no todas las comunidades autónomas están cooperando dando datos de los expedientes.