Tokio pone en duda ahora los Juegos de 2021

Agencias
-

El comité organizador del evento deportivo recela de que se pueda controlar la pandemia antes de las nuevas fechas del próximo año

Tokio pone en duda ahora los Juegos de 2021 - Foto: ISSEI KATO

Aunque los deportistas recibieron con alivio el retraso de los Juegos Olímpicos de Tokio a julio de 2021, la organización sigue planteando dudas sobre la celebración del evento en julio del próximo año. Así lo aseguró ayer el director ejecutivo del Comité Organizador del evento, Toshiro Muto: «No creo que nadie pueda decir que el COVID-19 vaya a estar bajo control en julio de 2021. No estamos en disposición de responder claramente a esa pregunta. Tomamos la decisión de posponer los Juegos por un año, así que todo lo que podemos hacer es trabajar duro para prepararnos. Esperamos, sinceramente, que para entonces, la humanidad haya podido superar la crisis».
Cuestionado sobre qué ocurrirá si el coronavirus no está controlado para julio de 2021, señaló que ante esta situación impredecible, «en lugar de pensar en planes alternativos, tenemos que concentrarnos en usar la tecnología de la que disponemos y trabajar juntos para encontrar una medicina y superar esta crisis».
Asimismo, señaló que tanto su organismo como las autoridades japonesas trabajarán para que la pandemia tenga «un impacto mínimo» en la organización de los Juegos y que seguirán vigilando la evolución de la situación bajo el asesoramiento de los expertos en enfermedades infecciosas que se encuentran entre su personal desde que estallara la epidemia en China en enero. 
Otro de los temas más acuciantes es comprobar la disponibilidad en 2021 de las instalaciones que iban a usarse en la cita olímpica, que en muchos casos ya tenían previstas otras actividades y contratos para las fechas elegidas. «Nuestro objetivo es usar las mismas instalaciones. Por eso, estamos pidiendo a los propietarios y a las empresas que las gestionan que nos dejen hacerlo en 2021», apuntó, pero dejó claro que «hay muchas cosas que discutir antes de saber si es posible» y, por ello, no se han puesto una fecha límite para cerrar este asunto.
En este sentido, Muto enfatizó que el objetivo básico de Tokio 2020 es mantener los contratos ya cerrados, incluida la participación de los voluntarios, a los que pedirán «que realicen las mismas tareas el año que viene, aunque, por supuesto, habrá que adaptarlo a su disponibilidad». 
En cuanto al coste adicional que supondrá el aplazamiento de la cita olímpica, el director ejecutivo de Tokio 2020 indicó que ahora mismo no es posible saber cuánto más va a costar, por lo que tampoco conocen quién se hará cargo de ese incremento en la factura.