La Junta manda a casa a 23.000 escolares

I.Camarero Jiménez
-

Desde la Administración Regional insisten en que no se trata de unas vacaciones y apuestan por continuar la formación de los escolares vía on-line, con encargo de tareas y seguimiento de las mismas

Aula de un colegio de Ávila

Un 9 de septiembre de 2019 comenzaban en Ávila las clases para un total de 23.249 alumnos en la provincia de Ávila y ahora, con fecha 16 de marzo, motivado por una causa de fuerza mayor como es la crisis del Coronavirus todos estos alumnos han sido enviados a casa en principio hasta el 26 de marzo (15 días a contar desde este viernes día en que se anunció la medida). Algo prácticamente histórico, pero más que necesario vista la evolución de la enfermedad.
La medida tomada ya para toda Castilla y León -se había adelantado en lugares como Miranda de Ebro donde aparecieron casos de manera más precipitada - y que ya es general para el país afectará en el caso abulense a un total de 122 centros docentes existentes tanto en la capital como en la provincia. 
Estos se reparten entre 88 centros públicos dependientes de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y Léon, 22 gestionados por otras administraciones públicas y 14 centros privados, siendo 11 de estos concertados.
Alumnos afectados por supuesto que hay, pero también profesores que son un total de 2.192.
Desde la propia Junta de Castilla y León y también desde las direcciones provinciales de Educación  trasladan a los alumnos y padres de alumnos que la suspensión de las clases y el cierre de los centros  no debe tomarse como unas vacaciones. Evidentemente irá por ciclos, puesto que en Educación Infantil la tarea para casa no existe y en Primaria, dependiendo de los cursos. De hecho, en su comparecencia los máximos representantes de la Junta de Castilla y León ayer, hacían hincapié en avanzar en materias ‘on-line’ y por supuesto  recomendó suspender las actividades complementarias, la cancelación de eventos a puerta cerrada con más de un millar de asistentes. Minutos después prácticamente de la comparecencia diferentes colegios abulenses hacían llegar a los padres información al respecto sobre cómo iban a contactar con ellos para continuar con las tareas educativas aunque los niños estuvieran en casa. Trabajo pues fuera de las aulas y del que en muchos casos se realizará un seguimiento.
De esos 23.249 alumnos, 710 pertenecen a Educación Infantil en Primer Ciclo; 3.566 a Segundo Ciclo de Infantil; en Educación Primaria suman 8.465, en Educación Especial, 79; en ESO son 5.880 y en Bachillerato, 2.075.Por su parte en ciclos formativos de FP son 1.145 de Grado Medio, 901 de Superior y 428 en FP Básica. Este viernes se decretó el cierre de los colegios pero ya para esa jornada, tal y como confirma Educación,  fueron bastantes los alumnos que no acudieron a las aulas bien por decisión propia en caso de los mayores o de los padres en caso de los pequeños.