Hernangómez: "Soy muy afortunado por tener a Jordan de jefe"

EFE
-
Hernangómez: "Soy muy afortunado por tener a Jordan de jefe" - Foto: Luca Piergiovanni

El pívot español de los Hornets considera que ya se ha ganado "el respeto" de la NBA después de tres años en la liga privada de baloncesto más famosa del mundo

Willy Hernangómez, pívot español en Charlotte Hornets en la NBA, comentó, que era "muy afortunado por tener a Michael Jordan como jefe" y que "después de tres años" ya se ha ganado "el respeto" de la Liga.

"Es alucinante tener a Jordan como jefe y que esté sentado a tu lado viendo una sesión de vídeo, o en la sala de los fisios donde te vendan, tumbado contigo. Es una persona muy cercana y es increíble estar cenando con él o jugando al golf. Cuando hablas con él te das cuenta de lo mucho que sabe de baloncesto", dice. "Desde el primer día y desde el primer consejo que te da, percibes que ha sido un jugador único y que ve el baloncesto de una manera especial. Da muchos consejos y yo me los apunto para intentar seguirlos", añadió.

La figura de Jordan es un plus para los Hornets. "Es el dueño, pero cuando le vemos todos nos motivamos. Lo malo es que los rivales también lo hacen en cuanto le ven. Soy muy afortunado de tenerle como jefe y también de haber tenido a Phil Jackson en Nueva York. Es un orgullo", asegura.

Tras una temporada con luces y sombras, el pívot internacional hizo balance. "Ha sido una temporada bastante buena y me quedo con lo momentos buenos. Creo que he aprovechado cada oportunidad y que he intentado jugar cada minuto a tope. Cuando ha habido momentos malos o he estado fuera de la rotación he luchado por volver. Me quedo con el final de temporada en el que he jugado muchos minutos y he estado físicamente muy bien. No he tenido lesiones y eso es importante", resaltó.

Según las estadísticas que se manejan en la NBA, Willy ha sido el pívot con mejor rendimiento en los Hornets valorando los minutos jugados y las posesiones de balón de las que ha disfrutado.

"Creo que el equipo conmigo juega bien y es verdad que muchas veces, cuando no jugaba o cuando perdíamos partidos, como competidor que soy, me cabreaba, porque me daba rabia no poder ayudar. Al final cuando ganas y juegas minutos importantes te sientes bien, pero te quedas con que hay muchas cosas que no dependen de ti y que tienes que dar lo máximo", comenta.

Lo que está claro es que, después de tres temporadas, Willy ya se ha ganado el respeto de la NBA. "Me ha costado ganarme el respeto de todos. Llevo tres años y han sido muchos empujones, muchos rebotes y muchos codazos. La verdad es que me siento bastante respetado por otros pívots importantes de la liga como Al Horford, Joel Embiid o como DeAndre Jordan", apuntó.

El triple ha revolucionado el juego y los pívots tienen que tirar de tres, algo que Willy ha cuidado y entrenado. "El verano pasado aproveché para intentar mejorar y dar un paso adelante en el tiro exterior. Obviamente no quedan muchos pívots antiguos de jugar sólo interior y ahora mismo el objetivo es seguir afianzándome en el tiro de tres, en el bote, en el tiro tras bote, en el manejo, en muchas cosas que puedo mejorar", reconoció.

Esto, claro está, no le exime de que siga habiendo 'porrazos' bajo los aros. "Me gustan los porrazos y el contacto, el ser físico en la pintura. Es verdad que poder tirar triples y ser polivalente te da más armas en ataque y que seas más complicado de defender", aseguró.

El objetivo para la próxima temporada es mejorar y ser importante en los Hornets o en otro equipo. "Ahora estoy centrado en entrenar, seguir mejorando y llegar a la selección a un nivel enorme. De cara al año siguiente es verdad que quiero tener un papel más importante, quiero jugar bastante más que este año. Creo que el entrenador de los Hornets y el general mánager cuentan conmigo, pero vamos a ver qué es lo que pasa, tras el draft y el 1 de julio", declara.

"El objetivo es seguir en la mejor liga del mundo, bien sea un año más en los Hornets -hay una opción de equipo- o si soy agente libre, elegir mi futuro y el equipo. Hay muchos aspectos, poder jugar minutos, tener algo de suerte, caer en una franquicia que crean en ti. Es algo emocionante y que me toca vivir. A ver qué pasa", finalizó Willy Hernangómez.