scorecardresearch

Temor a un repunte de botellones tras las restricciones

David Alonso
-

Igea anuncia el cierre de las barras, la prohibición de bailar y el aforo a un tercio en estos locales y rechaza una clausura total para intentar evitar desplazar el ocio a los botellones

Imagen del interior de un local de ocio nocturno de la ciudad de Burgos. - Foto: Christian Castrillo

Un mes ha durado el ocio nocturno abierto sin restricciones en Castilla y León. El imparable avance de la ‘ola joven’ que ha dejado casi 10.000 contagios en los últimos siete días ha obligado al Gobierno de la Comunidad a volver a meter mano a la noche y desde esta madrugada estará obligado a cerrar a las 02.00 horas, prohibir el consumo en barrar y de pie, y clausurar las zonas de baile. El vicepresidente y portavoz autonómico, Francisco Igea, fue el encargado de comunicar ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno lo que venían mascullando desde el martes: que las medidas serían «quirúrgicas» y afectarían solo a aquellos sectores donde se están produciendo los contagios.  

El número dos autonómico, que volvió a insistir en que sería mucho más fácil ponerle coto a esta quinta ola con un nuevo toque de queda, aseguró que se ha optado por la limitación horaria y no el cierre total para «evitar que el ocio se desplace a los botellones». No obstante, reconoció que, pese a esta decisión, «temen» que los jóvenes se desplacen a los botellones una vez cerrados los locales de ocio, por lo que pidió a la Delegación del Gobierno, FRMP y ayuntamientos que estén «vigilantes» para hacer cumplir con las medidas de seguridad sanitaria. «No queremos que se produzca el desplazamiento, preferimos asegurarnos que lo que se realiza de ocio es dentro de las condiciones que creemos más seguras y es más seguro un señor en una mesa donde está vigilado el aforo que 20 señores en la casa de otro sin mascarilla», razonó.

Una medida que llega solo treinta días después de que Castilla y León reabriera el ocio nocturno sin limitación horaria, una decisión que el propio Igea, aunque a regañadientes, reconoció que fue un error. «Todos nos hemos equivocado y cometido errores. Y el primero, quien más responsabilidad tiene. Del presidente del Gobierno para abajo, todos», dijo. Así, tal y como anuncioIgea, se mantendrán las peñas cerradas y las discotecas y pubs contarán con un tercio del aforo. También se anula los bailes en pista. Para el resto de bares nocturnos, el aforo se reduce al 50 por ciento, si son de más de 40 clientes, y al 75 cuando el local cuenta con menos. La medida tendrá una vigencia de 14 días y entra en vigor en la madrugada de hoy a mañana sábado.

Ingresos de jóvenes

«Por muy baja que sea la letalidad en estos tramos de edad, tendrá un coste en vidas», explicó Igea, que reconoció que ya existe un aumento de las hospitalizaciones, donde más de la mitad de las cuales son de menores de 50 años. Además, el vicepresidente y portavoz defendió la propuesta de no retroceder a nivel 2 de alarma para «evitar hacer daño a quien no supone un problema», ya que el sector de población más afectado ahora por la covid-19 actualmente «no es el que acude a restaurantes, al turismo rural o a mucha parte de la hostelería». Por tanto, afirmó que «no tiene sentido hacer más daño» del que considera que es «útil», pues, de lo contrario, cree que solo contribuiría a trasladar el ocio de los bares a otros entornos menos seguros y reglados.

Cierre de parques y plazas

El vicepresidente y portavoz también explicó que Castilla y León no puede desarrollar las medidas aprobadas por la Xunta de Galicia –pendientes de ser ratificadas por el Tribunal Superior de Justicia–, de proceder al cierre de parques y plazas en horario nocturno para evitar los botellones, porque carece de policía autonómica o municipal, capacidad y competencias. «Tenemos que evitar a toda costa la celebración de eventos multitudinarios; y por eso nos hemos dirigido a FRMP», insistió durante su intervención.