Suspendidos todos los actos y plazos procesales

P.R.
-

El presidente de la Audiencia Provincial reconoció una excepción como son los casos de las actividades judiciales preferentes y urgentes, entre ellos las del Registro Civil

Coronavirus| Suspendidos todos los actos y plazos procesales - Foto: David Castro

El presidente de la Audiencia provincial de Ávila, Javier García Encinar, anunció ayer la suspensión de toda actividad judicial las distintas dependencias judiciales de la ciudad, con la excepción de las actividades judiciales de urgencia. El presidente realizó estas declaraciones ante los medios de comunicación momentos antes de comenzar una reunión informativa para trasladar “a lo que estamos llamados todos los colectivos implicados en la administración de justicia: jueces, fiscales, el letrado de la administración de justicia, abogados, procuradores, Junta de persona y el Instituto de Medicina Legal. Para trasladar a la sociedad, al ciudadano, al que servimos, una idea de serenidad, coordinación y unidad de todos nuestros colectivos para llevar la mayor claridad posible al ciudadano”.

El presidente informó que se había trasladado a los órganos judiciales de Castilla y León un decreto del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, en el que dada la situación sanitaria que atravesamos, acordaba la suspensión de todos los actos y plazos procesales desde el día de la fecha hasta el día 25 de marzo, en principio, “porque nos estamos moviendo en un escenario cambiante no ya en días sino en horas o minutos, en principio hasta el día 25. Luego ya iremos viendo”. Este acuerdo, según García Encinar, está supeditado a la aprobación definitiva de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial y así se le ha dado traslado.

Esta suspensión de actos y plazos procesales implica, en palabras del presidente, “la suspensión de todos los actos, vistas y actuaciones judiciales que el ciudadano y los profesionales tuvieran que desarrollar ante los órganos judiciales, salvo aquellos que tenga carácter preferente y urgente, según las leyes tanto de enjuiciamiento tanto civil procesal como criminal como jurisdicción contencioso administrativo laboral; es decir, que aquellos actos que sean inaplazables: asistencia de detenidos, ingresos en prisiones, o puestas en libertad, asistencia a las víctimas de violencia de género o internamientos urgentes en hospitales psiquiátricos. En estos casos van a seguir siendo atendidas con plena normalidad por los órganos que se encuentren de guardia o en funciones de violencia de género. El Registro Civil tampoco va a ver suspendidas sus actividades porque son “actuaciones que se consideran urgentes y preferentes y estarán plenamente atendidas y trasladar esa idea al ciudadano que las necesidades más urgentes y perentorias van a ser satisfechas y atendidas”. Los matrimonios civiles, que forman parte de las actuaciones del Registro Civil, también se realizarán, “salvo, como señalaba el presidente que alguno de los contrayentes o muy cerca a su círculo, presenta alguna anomalía de salud, habrá que suspenderlo, pero no con carácter general, sino ya a nivel excepcional. Son normas generales que habrá que adecuarlas al caso concreto en particular”, aclaraba el presidente.