«La cultura nos hace llevar mejor este momento»

A.S.G.
-

La Asociación Cultural Artes defiende el valor del arte estos días y advierte de la necesidad de ayudas. «El mazazo va a ser terrible en un sector ya maltratado»

«La cultura nos hace llevar mejor este momento» - Foto: David Castro

Ya no suena la música en las calles, ni los cuadros cuelgan de las salas de exposiciones. Bajaron el telón las obras de teatro y las esculturas se han quedado huérfanas de visitantes, demasiado lejos, en sus casas, como para apreciar todos sus detalles. Sin embargo el arte sigue estando muy cerca pese al confinamiento. «Es la cultura lo que nos está haciendo llevar mejor este momento» reflexiona Santiago López, artista y miembro de ACADA, la Asociación Cultural Artes de Ávila que desde hace 10 años reúne a artistas y profesionales de todos los géneros junto a aficionados al arte. Porque estos días «no paramos de escuchar música, ver películas, leer o contemplar multitud de imágenes o vídeos relacionados con la danza, el teatro, la pintura, escultura, fotografía…» Las creaciones artísticas y culturales están mucho más cerca de lo que parece. «Criticado e innecesario para muchos, pero ahora imprescindible». Interesante punto de partida dentro de un sector que con el COVID-19 vive momentos de angustia.
Se han parado promociones de discos, se han detenido talleres, se han parado obras... El sector, a nivel económico, «se ha desplomado». Lo explica Sara Mañoso, restauradora y presidenta de ACADA, que narra cómo algunos de sus miembros han visto caer la facturación «por la cancelación de encargos.Y la reactivación, a día de hoy, está en el aire». No lo duda. «Va a ser un mazazo terrible en una profesión ya bastante maltratada». Con la cancelación de eventos, ferias, exposiciones «llegará el cierre y cese de muchas actividades», especialmente entre los más pequeños. «Como asociación creo que este año será un año sin actividad». No es sólo por la imposibilidad del confinamiento, sino por la financiación de los mismos. «Será complicado hacer frente a los gastos» comentan. Será complicado encontrar los patrocinios necesarios. «Cualquier parón económico afecta a la cultura».
Parada ha quedado la promoción del último disco del grupo abulense  Gotelé.  Sigue viva la música, lo demuestran las muchas actividades que se ven a través de redes sociales como Facebook, Instagram o Twitch, espacios de interacción con los artistas y sus creaciones, pero la agenda se ha visto volteada.  Alfonso López, integrante de la banda abulense Gotelé y amigo de la ACADA, reconoce que el sector de la música «ha sido uno de los sectores dañados por esta crisis sanitaria». En su caso la pandemia les llegó con su cuarto disco grabado –producido por Gato, de Izal– y la promoción a las puertas de arrancar «en estos meses de abril y mayo, para luego pasar a los festivales de verano».No será hasta octubre.
Pero incluso en una crisis hay un punto de luz. Muchos artistas están creando en sus casas, están dado difusión a sus obras a través de las redes sociales. «Siempre he pensado que los momentos difíciles son buenos aliados para el arte y  la cultura y saber aprovecharlo es fundamental. Bocetos, notas y apuntes quedarán reflejados en canciones, esculturas, pinturas o proyectos audiovisuales… Otros, por el contrario, ahora más pensados y maduros, dejarán de tener sentidos» valora Santiago López.Como otras crisis, el COVID-19 dejará su rastro en el arte. Esta pandemia «nos está ofreciendo tiempo, nos está dando la oportunidad de crear en la intimidad, sin las prisas del día a día, con la mente abierta, revisando trabajos anteriores... Algunos me dirán que es muy duro no poder salir a desarrollar nuestra actividad, que de bocetos o ideas no se vive o que la situación no es la más idónea para crear… Efectivamente, esta situación es muy dura y tenemos un futuro incierto, pero nosotros podemos cambiarlo con nuestro trabajo más sincero». De lo peor, puede salir algo bueno. Espera Santiago López que «de todo esto que nos está pasando, crezca la cultura. «Ahora es el momento de darnos cuenta de que no todo es cuestión de dinero, que lo que en realidad le hace falta al ser humano es cultura».