La agroalimentación abulense busca nichos para exportar

I.Camarero Jiménez
-

Avilagro organizó una jornada específica de la que participaron 30 profesionales para formarse de cara a salir fuera de España en un momento en que se prevé una caída del consumo

Avilagro cumple un año y para ‘celebrarlo’ este jueves pusieron en marcha una jornada formativa en el centro de congresos Lienzo Norte de la capital, que contó con el apoyo económico de la Diputación de Ávila, y que transcurrió en torno a las posibilidades de exportación de los productos abulenses. Un tema en el que fueron guiados por grandes conocedores de este asunto y con claros ejemplos de éxito con los que buscar su propio y ‘participativo’ enfoque.
La presidenta de la asociación, Isabel López Resina, manifestaba que se trata de «la jornada referente» de este primer año y agradecía la ayuda de la institución provincial. Refrenda esta cita lo que ya saben desde hace tiempo y eso es en palabras de López que «las industrias agroalimentarias y el tejido agroindustrial en general fija territorio y es una apuesta que tenemos que tener decidida».
Aseguraba además la presidenta de Avilagro que la jornada, que había captado la atención de una treintena de empresarios abulenses, es «muy ambiciosa», pues quieren buscar oportunidades de salir al exterior para esos profesionales que están al frente de pequeñas empresas y explotaciones generalmente familiares y quienes ayer, consideraba, habían dado una buena respuesta con su presencia. Y es que esa gran afluencia la entendía como una forma de mostrar la preocupación en torno a las exportaciones en este momento pues  «sabemos que va a haber un parón en general en el consumo y tenemos que abrirnos al exterior».
«Hay una clara incertidumbre internacional», decía, y no sólo en España y ante ello por ejemplo cuando estás al frente de una empresa pequeña «hay mucho por hacer». 
También es cierto que «a las empresas con grandes números les cuesta crecer porque ya tienen mucho mercado conquistado y se quitan cuota entre ellas». Sin embargo, consideró que una empresa de reciente creación tiene que encontrar un nicho de mercado y éste puede estar en lo internacional pero no muy alejado, por ejemplo en Francia o Portugal hay oportunidades».
Si los van a buscar allí o no es algo que saldrá de la jornada celebrada ayer puesto que entre los asistentes «hay perfiles muy diversos de empresas de muchas categorías de alimentación diferentes, muchas que trabajan  en ambiente refrigerado y otras, en atmósfera no controlada, también llamada seco y hay que buscar las sinergias entre ellas.
La primera parte fue teórica, con un formador de gran experiencia en exportaciones; a continuación tuvieron tiempo para dedicarlo a captar ideas entre todos y buscar una «gran idea fuerza», por así decirlo. Y después intentar ponerla en marcha.
Hay grandes expectativas al respecto y parece que buenas sensaciones tienen también en la Diputación de Ávila con este proyecto en el que han invertido, mediante convenio 10.600 euros y se comprometían a seguir apoyando «como siempre a la industria agroalimentaria de la provincia». Es y será una «apuesta firme y comprometida» por parte de la institución, tal y como aseguró Jesús Martín, responsable de Desarrollo Rural de la Diputación.
«Cuando Avilagro lo planteó, no lo dudamos un instante». Gracias a la aportación pudieron traer ponentes «de primer orden con los que ponerse al día sobre exportaciones», cuestión verdaderamente  importante para ellos. Y con la intención de trasladar casos de éxito constatado a los productores abulenses y en la búsqueda de nuevos mercados.«Estaremos siempre que lo pidáis para apoyar a los productores y a los magníficos productos que tenemos en la provincia», explicó.