La Naturaleza a través de la ventana

VICENTE GARCÍA
-

Durante estos días de encierro solidario, tenemos la oportunidad de aprender a contemplar, desde la ventana, a algunos seres que en la vida diaria pasan desapercibidos al caminante

Cigüeña despegando de un nido abulense - Foto: VICENTE_GARCIA

Lo ideal, sin duda alguna es contemplar la naturaleza en pleno campo pero debido a las condiciones actuales de confinamiento, podemos buscar alguna alternativa; no deja de ser un sucedáneo, pero tiene también su atractivo, y conseguiremos aprender algo más sobre la naturaleza urbana, especialmente en cuanto a las aves se refiere, que serán las más asequibles al observador.
Los que tengan un pequeño patio, un amplio balcón y vistas a los tejados lo tendrán mucho más fácil, pero si no es así, también existen alternativas para tener algo de contacto con «lo natural». Siempre acudirá algún gorrión común (Passer domesticus), cuyo nombre científico alega a su proximidad con el hombre. Los machos presentan una especie de babero negro en su pecho, mientras que las hembras y los más jóvenes no lo tienen. Debes saber que sus dibujos en alas y espalda son como nuestra huella digital, cada uno tiene la suya. Es decir que, con un poco de paciencia si visitan tu ventana asiduamente, podrás ponerlos nombre y distinguir quién es quién. Incluso con mucha persistencia podrás darles de comer en tu mano. Todo depende del tiempo que dure este confinamiento.
Sobre los tejados, para los que habitan en pisos altos además de las urracas, paloma común, tórtola turca, paloma torcaz y alguna zurita pueden hacer acto de presencia. El distinguirlas no tiene ningún problema. Si tienes prismáticos, te resultará más fácil observar tejados más lejanos y tal vez descubrir sobre ellos algún estornino común cantando hábilmente entre las tejas. Es el «gran imitador» de las aves. Sus trinos y gorjeos te asombrarán porque posee una amplia variedad de silbidos, chasquidos que no tienen nada que envidiar a las aves canoras. No debes confundirle con el mirlo común (foto superior), mucho menos cantarín que el estornino, pero visualmente más atractivo por el arillo anaranjado alrededor de su ojo, en los machos, y su constante ir y venir caminando y dando saltos rebuscando lombrices entre la hojarasca de los jardines particulares y urbanos,
 Si tienes una torre con nido de cigüeñas a la vista, el entretenimiento está asegurado, aunque en nuestra capital no es fácil porque vetaron sus nidos con alambres y trampas varias, pero siempre te queda la opción de mirar al cielo de vez en cuando en espera de que pase algún ave volandera que a veces nos sorprenderá: milanos negros, grullas en migración, las mencionadas zancudas e incluso algún buitre leonado o negro, de vez en cuando surcan los cielos de la capital. Eso sí, hay que mirar hacia arriba para tener la suerte de contemplar sus diferentes vuelos.

A través de la web también existen numerosas opciones como la que nos ofrece La asociación fotografía y biodiversidad y su plataforma biodiversidad virtual nos ofrece múltiples opciones con acceso a una enorme base de datos de especies animales, vegetales, paisajes, hongos y líquenes, hábitats, etnografía, fenómenos atmosféricos, vida microscópica...
En su impresionante portal también podemos descargarnos o visualizar numerosas fichas taxonómicas, documentos científicos, vídeos y taxofichas monográficas de especies, y mucho más... www.biodiversidadvirtual.org

Y ahora que la respiración es lo más importante, los amantes de la lectura pueden deleitarse con el libro Aire, de Joaquín Araújo, recientemente publicado por Tundra, que nos ofrece pensamientos suyos y reflexiones sobre la importancia del aire y de mantenerlo limpio. Al fin y al cabo, como él menciona «la contaminación del aire, consigue envenenar lo que más y mejor nos alimenta. Algo que invariablemente comienza en la ignorancia y acaba en nuestros pulmones..» www.tundraediciones.es

Mirlo común un inquieto pájaro fácil de observar durante el confinamientoMirlo común un inquieto pájaro fácil de observar durante el confinamiento - Foto: VICENTE GARCIA

Para los jardineros, nada mejor que comenzar con experimentos de plantación primaverales, bien en solitario o acompañados de los pequeños de la casa y de toda la familia. Así una simple ventana o balcón, e incluso un tiesto pueden ofrecernos algo de naturaleza en casa...

 

INFORMACIÓN COMPLETA  en el periódico impreso y la suscripción digital

Portada del libro Aire, de Joaquín AraújoPortada del libro Aire, de Joaquín Araújo - Foto: Tunda ediciones

 

Web sobre invertebrados de la plataforma biodiversidadvirtual.org
Web sobre invertebrados de la plataforma biodiversidadvirtual.org - Foto: Fotografía y biodiversidad