El mercado más atípico

Agencias
-

La ventana de fichajes de verano se mantiene paralizada y pendiente de qué ocurrirá el 30 de junio, cuando acaban multitud de contratos

El futuro del brasileño Neymar puede ser una de las grandes incógnitas del próximo mercado de fichajes. - Foto: SEBASTIEN NOGIER

El mercado del fútbol, que ya debería estar moviéndose, aunque su activación oficial llega el 1 de julio,  está paralizado por la emergencia sanitaria y pendiente de una fecha, el 30 de junio, cuando finalizan multitud de contratos. Sin embargo, debido al parón de las competiciones por el coronavirus, es posible que muchas ligas no hayan finalizado para esas fechas. 
«En este momento, todos los agentes que intervenimos en el ‘deporte rey’ tenemos una prioridad, y no es el fútbol», sentencia el presidente de la Asociación Española de Agentes de Futbolistas, Pedro Bravo. La salud y la preocupación por el avance de la pandemia se imponen. «Esto paraliza un país y todos nos hemos centrado más en las noticias del Covid-19 que en otras cosas», coincide el director general del área de fútbol de la firma YouFirst, Álvaro Torres.
Por ello, la labor de los agentes está ahora mismo más cercana al acompañamiento al jugador que está, como toda la población, confinado en su casa, pero que debe intentar ser disciplinado para mantener un estado de forma lo más cercano posible al de la competición, para estar listo cuando se reanuden los partidos. «Es como tener a los toros esperando para ver si pueden salir a la plaza», apunta Bravo.
La incertidumbre de una temporada interrumpida por la crisis sanitaria afecta no solo a los jugadores y sus representantes, también a los clubes. «A nivel presupuestario, les cambia mucho si se acaba la temporada o si no», señala el directivo de YouFirst. «Está todo absolutamente paralizado en cuanto a decisiones de futuro», añade Bravo, que en los clubes con los que tiene contacto sí observa que están «analizando sus plantillas y viendo jugadores», pero al no haber concluido esta temporada y no saber qué competiciones van a disputar la próxima, no pueden dar pasos.
Lo que sí es un consenso general es que acabar la campaña es necesario. «Finalizar la Liga española es importantísimo para todos: clubes, jugadores, televisión, patrocinadores, agentes y aficionados. Aunque se termine más allá del 30 de junio», señala  Torres. No obstante, saber cuándo va a regresar la competición es, en estos momentos, imposible. La Federación de Fútbol  y la Liga acordaron esta semana que la suspensión de los partidos se mantendría hasta que el Gobierno considere que se puede reanudar sin riesgo para la salud.
De ahí surge una zona gris: qué ocurre con los jugadores que tienen contrato con su club hasta el 30 de junio si el campeonato se reanuda con partidos más allá de esa fecha. La complicación es aún mayor en aquellos futbolistas que acaban el vínculo con su equipo a finales de junio y que han llegado a un acuerdo con otro club, como es su derecho a partir del pasado 1 de enero. 
Ambos agentes reconocen que «lo lógico» es que se alargaran esos contratos y que todas las partes hagan «un esfuerzo de solidaridad» ante una situación inesperada.

Los ERTE

Otro aspecto colateral al parón económico y competitivo son los expedientes de regulación temporal de empleo que han surgido en todos los sectores y también en el fútbol, sobre todo en clubes de Segunda B y Tercera, pero también se ha planteado en alguno Primera, como el Barça o el Atlético. Los jugadores «entienden la situación» y saben que en estos casos «no tienen ni voz ni voto», como cualquier otro trabajador.