Solo el 6% de hombres pide excedencia para cuidar a su hijo

P. Velasco
-
Un padre acompaña a sus hijos al centro escolar. - Foto: Arturo Pérez

Los sindicatos reconocen avances, aunque «lentos», y reclaman una reducción de la brecha salarial, más educación y ayudas institucionales para lograr alcanzar la igualdad «real»

Castilla y León avanza, aunque a paso lento, en la corresponsabilidad y cada vez son más hombres los que solicitan una excedencia para poder encargarse de los hijos. Unos pequeños pasos que son reconocidos desde todos los ámbitos, aunque recalcan que todavía queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad «real». En la Comunidad, apenas el seis por ciento de las excedencias para este fin son solicitadas por los padres, casi dos puntos por debajo de la media nacional, según las últimas cifras publicadas por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades.
«Sí que se están dando avances, aunque sea poquito a poco, y los padres cada vez están más implicados», destaca Yolanda Martín, responsable autonómica de Políticas de Igualdad de CCOO. Pese a que estos ceses temporales concedidos a hombres son bajos, la evolución de los últimos años refleja un incremento constante, ya que desde 2005 se ha triplicado el número de peticiones en Castilla y León. Si en 2008, con unas cifras de empleo similares a las actuales, las excedencias de las madres suponían el 95,94 por ciento del total, en 2017 -últimos datos publicados por el Instituto de la Mujer-, este porcentaje desciende hasta el 94,06 por ciento.
Esta situación, como apuntan tanto Yolanda Martín como Ana Isabel Martín, responsable autonómica de Políticas de Igualdad de UGT, se repite en el caso de las reducciones de jornada, con muchas más mujeres que se acogen a ellas. La responsable de CCOO atribuye esto a cuestiones culturales por «la asignación de roles y la forma en la que se educa». A esto se suma la «falta de corresponsabilidad en el ámbito familiar porque todavía no se ha llegado a una equidad en el reparto de las tareas».
Desde UGT consideran que estas cifras sobre los ceses temporales son un «espejo de la realidad» y el principal problema es «la brecha salarial» existente en la actualidad. «Las mujeres, en general, trabajamos en sectores más precarios, peor remunerados y la mayor parte de los contratos que nos ofrecen en muchos casos son de carácter parcial. A la hora de tener que coger una excedencia o reducir la jornada, lo hace la parte de la pareja que menos va a repercutir en su salario», añade Yolanda Martín.
Pese a estos handicap se va avanzando poco a poco y todavía queda mucho camino por recorrer. De momento, en 2017 se registró el mayor número de peticiones de excedencias solicitadas por hombres con 147 en la comunidad castellana y leonesa. Una tendencia al alza que se percibe en los últimos cinco años, cuando pasaba de las 80. Así, en 2015 ya hubo 102 y en 2016 esta cifra ascendió hasta las 126.
Desde los sindicatos apuntan a que la igualdad real pasa por equiparar todos los permisos y derechos, además de impulsar una educación igualitaria «inculcando a los chicos desde pequeños que el cuidado de los hijos o de las personas dependientes es cuestión de los dos y que no tiene nada que ver con el sexo», recalca Martín.
Además, consideran que las instituciones deberían poner en marcha más políticas sociales, más guarderías públicas para apoyar a las familias en el cuidado de los hijos, sobre todo a los niños de 0 a 3 años. Las dos responsables autonómicas de las políticas de igualdad comparten que lo más positivo sería la equiparación del permiso de paternidad y maternidad, «que fuesen las mismas semanas para los dos y que no fuesen transferibles».