Aumento de casos de abuso y agresión sexual

Redacción
-

La Oficina de Atención a las Víctimas, pensada para hacer más llevadero el proceso judicial a los que pasan por esa situación, atendió el año pasado a 300 personas

Aumento de casos de abuso y agresión sexual

La Oficina de Atención a las Víctimas de los Juzgados de Ávila atendió el año pasado a unas 300 personas. La cifra supone un incremento del 20 por ciento respecto a las 250 personas atendidas el año pasado, y una nueva subida si se tiene en cuenta que en 2016 la cifra alcanzó los 200 casos.
Casos tras los que se encuentran personas que de una u otra manera se encuentran inmersas en un proceso judicial y que encuentran en la Oficina de Atención a las Víctimas un servicio integral que les hace más llevadera la situación.
Al frente de este servicio se encuentra la psicóloga Rosa Corrales, que este año alerta sobre el incremento de casos relacionados con abusos y agresiones sexuales. Y muchos de ellos con adolescentes y jóvenes como protagonistas de los mismos. «Y no se denuncian ni la mitad», lamenta la psicóloga, que aprovecha la ocasión para recordar que su servicio está abierto a todo el mundo, que es «anónimo y gratuito», y que no es necesario haber puesto una denuncia previa para pedir su ayudar.
«Nosotros hacemos terapia», habla de su función la psicóloga, que como ya hiciera el año pasado, vuelve a dar la voz de alarma sobre otro aspecto que afecta directamente a la juventud: la violencia de género.
Porque a su despacho también llegan muchos casos de maltrato entre adolescentes.Chicas de incluso 14 años que se ven envueltas en situaciones que no saben manejar y que dudan de si lo que están viviendo son indicios de violencia de género.
Por eso insiste en abrir las puertas de su despacho (que se encuentra en el edificio de los Juzgados de la calle Vallespín) a todo el mundo. «Cualquier persona puede acudir», insiste, y habla de una media diaria de entre cuatro y cinco personas atendidas por ella.
en todo el proceso. La ayuda que Corrales presta se extiende durante todo el proceso judicial. Así, orientan a las víctimas sobre el punto en el que se encuentra la situación, haciéndoles más llevadero ese ‘peregrinaje’, complicado en lo oficial y doloroso en lo personal. Y las acompañan cuando así es necesario incluso en los juicios, prestándoles el apoyo psicológico que en muchos casos no encontrarían de otra manera.
Mención aparte merecen los niños presentes en los juicios. «Como los menores suelen declarar por videoconferencia siempre les acompañamos», explica la psicóloga de losJuzgados de Ávila.
Y en muchos casos, la ayuda de Corrales pasa por una terapia psicológica completa. En este caso, la mayor parte de su trabajo se centra en mujeres víctimas de malos tratos. Pero también demandan este servicio las víctimas de abuso o agresión sexual, las de accidentes de tráfico, de robo o de asesinato. Todas ellas pueden contar con los servicios del departamento, con independencia de si han sido víctimas directas o indirectas de los casos.
historia. La Oficina de Atención a las Víctimas comenzó su trabajo en Ávila en 2004, gracias al convenio suscrito entre el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos y el Ministerio de Justicia.
Desde ese momento el servicio ha ido en crecimiento. Siempre gratuito y siempre anónimo, las terapias psicológicas se extienden el tiempo que sea necesario y se imparten en el despacho de Corrales, que a la hora de hablar del aspecto positivo de su trabajo se queda con ver cómo las víctimas consiguen salir adelante y superar situaciones realmente difíciles.
Personas, por cierto, que son derivadas del 016, la Policía Nacional y la Guardia Civil, de los propios juzgados, de un juez, del forense o de Cáritas y Cruz Roja. Aunque, se insiste desde el servicio que cualquier persona, sin necesidad de haber pasado por alguna de estas instituciones o de haber puesto una denuncia, puede hacer uso de este servicio gratuito y anónimo.