La IV Temporada Sinfónica y de Cámara ultima su programación

D.C
-

La nueva edición de este programa de música clásica repetirá la filosofía de la pasada, con presencias confirmadas de las orquestas sinfónicas de Castilla y León y de Ávila

La IV Temporada Sinfónica y de Cámara ultima su programación - Foto: Ana I. Ramirez

Ávila acogerá durante el ‘curso’ 2019-2020 una nueva edición, la que hará ya la cuarta, de la Temporada Sinfónica y de Cámara, iniciativa que ofrecerá en el Lienzo Norte una programación estable y dilatada de música clásica con la presencia de importantes orquestas de ámbito regional y nacional, una programación muy amplia y variada de la que sus organizadores están cerrando los últimos detalles, según informó Gonzalo Súnico, gerente del Lienzo Norte.
Esta cuarta edición de una iniciativa que es todo un lujo para la ciudad seguiría en lo esencial tanto el esquema como la filosofía del pasado año, con música interpretada por orquestas sinfónicas y por grupos de cámara y la intención de satisfacer la demanda de los amantes de este arte y también la de crear nuevos aficionados, todo ello a través de programas atractivos y con las entradas a precios muy asequibles.
Entre las presencias confirmadas están las de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (que en la pasada temporada no pudo participar) y la de Ávila, además de otras de «ciudades importantes de España» y de universidades como la Politécnica de Madrid.
Esta IV Temporada, que sería posible de nuevo gracias al trabajo conjunto del Lienzo Norte, el Ayuntamiento de Ávila, la Junta de Castilla y León, Juventudes Musicales de Ávila, la Orquesta Sinfónica de Ávila y el Conservatorio Profesional de Música Tomás Luis de Victoria de Ávila, comenzaría como lo hicieron las anteriores en una fecha aún por concretar del mes de noviembre, y se dilataría hasta mediados del año próximo.
También como en años anteriores, al público se le ofrecería la posibilidad de comprar entradas para los conciertos que más le atraigan y también la de adquirir un bono conjunto, todo ello a un precio muy asequible y muy por debajo de lo que suele ser habitual para citas de este tipo y con esta calidad.
El pasado año, por ejemplo, el precio de las entradas para los recitales a título individual osciló entre los cinco euros de las más baratas y los doce de las más caras (siempre con descuentos de un 20 por ciento para menores de 30 años y mayores de 65), mientras que el abono para todos los recitales de la temporada se quedó en 65 euros, 31 para los socios de Juventudes Musicales.