Coordinación entre Justicia y Policía Nacional

E.Carretero
-

Unas 150 personas pasan al año por la Oficina de Atención a las Víctimas de los Juzgados, un recurso que se suma al que ofrecen desde la Comisaría de Ávila que cuenta con cuatro interlocutores para delitos de odio, violencia de género o trata

Coordinación entre Justicia y Policía Nacional

Unas 150 personas pasan de media al año por la Oficina de Atención a las Víctimas de los Juzgados de Ávila, un recurso a través del cual se ofrece información, asesoramiento y seguimiento a todas aquellas personas que, con o sin denuncia, son víctimas de algún tipo de delito. Un equipo multidisciplinar, integrado en el caso de Ávila por un gestor de la Administración de Justicia y una psicóloga, se encargan de prestar una asistencia integral, coordinada y especializada a las víctimas de delitos, a la vez que de dar respuesta a las necesidades específicas en el ámbito jurídico, psicológico y social.
Además, desde esta oficina del Ministerio de Justicia se trabaja de forma coordinada con la Policía Nacional, en este caso en colaboración con los cuatro interlocutores que la Comisaría de Ávila tiene para delitos de odio, violencia de género, agresiones a personal sanitario y trata de seres humanos. Estos interlocutores son el punto de contacto permanente y preferente con las organizaciones representativas de los colectivos vulnerables y coordinan las relaciones con las demás  administraciones públicas implicadas en la atención  a las víctimas.
«Los poderes públicos tienen la obligación de prestar ayuda y asistencia a las víctimas de determinados delitos», apuntó este lunes el comisario provincial de la Policía Nacional, Emilio Pérez Castelani, con motivo de la reunión que responsables de la Oficina de Atención a las Víctimas de los Juzgados de Ávila y policiales mantuvieron en la Comisaría de Ávila para  «reforzar los lazos de colaboración» y «poder prestar la mejor atención posible a las víctimas de este tipo de delitos».
También destacó la importancia de esa coordinación para que este servicio se preste «con mayor eficacia» y para «evitar que se incurra en duplicidades de información y en la realización de trámites innecesarios» el juez decano de Ávila, Miguel Ángel Pérez Moreno, mientras que María Isabel Almeida, letrada de la Administración de Justicia del Juzgado número 2 de Ávila, aseguró que «es imprescindible que la gente sepa dónde dirigirse cuando tiene un problema».  
Las víctimas, explicó la letrada, llegan a esta oficina de motu propio pero también «derivadas» desde los propios juzgados si se detecta que la persona necesita apoyos. Desde allí, «se les acompaña, se les dirige y no se les deja en ningún momento solos», aseguró Almeida.
Mujeres, en su mayoría víctimas de violencia de género, es el perfil más habitual de quienes acuden a esta oficina que sin embargo, apuntó Teresa Vadillo, gestora de la Administración de Justicia, está abierta a cualquier tipo de víctimas independientemente de que  haya procedimiento judicial abierto o no. Tanto es así, apuntó, que por esta oficina pasan incluso personas inmersas en  procesos de divorcio.
La oficina de atención a las Víctimas está en el edificio de los Juzgados de Ávila, en un lugar no demasiado visible que garantiza la «privacidad» de las víctimas, y presta atención de 9,00 a 14,00 horas y si es necesario también por las tard