Sin fronteras para el español

B.M
-
Sin fronteras para el español - Foto: Belén González

La presencia de un grupo de 27 estudiantes llegados de Hong Kong es un ejemplo del trabajo realizado por el campus abulense de la Universidad de Salamanca de crecer en la acogida de alumnos extranjeros para aprender el idioma y realizar grados

La Universidad de Salamanca sigue dispuesta a convertir a su campus abulense en un lugar donde los alumnos extranjeros puedan aprender español y realizar grados. Para ello se cuenta con programas como el que se realiza desde hace años para recibir a alumnos, en este caso del colegio Rosaryhill, de Hong Kong, que se encuentran estos días en la Escuela de Educación y Turismo aprendiendo el idioma.
Su rutina se podría resumir en unas frases, pero lo cierto es que se trata de una rica experiencia que demuestra que no hay fronteras para el español, ni tampoco para las personas, como se ve en la amistad que los niños mantienen con pequeños abulenses y que se llevan de nuevo a su hogar.
En este caso se trata de 27 estudiantes de tercero, cuarto, quinto y sexto de Primaria que pasan una semana en Ávila. Por la mañana asisten a clase con niños españoles en el colegio Santísimo Rosario Mosén Rubí y por la tarde tienen clases de comunicación y cultura en la Escuela en Cursos Universitarios, ya en el centro universitario.
Ricardo Chan y Sergio Wong son dos de estos niños, ambos de 11 años, que acuden a Ávila por segunda vez con la especial ilusión de reencontrarse con sus amigos españoles, algo que están dispuestos a relatar a sus familias a la vuelta. Ellos mismos explican que los estudiantes «simpáticos y generosos» que han conocido en un colegio que les «gusta mucho».
Desde un punto de vista más académico, uno de los profesores que les acompaña, Andrés González explica que los estudiantes, además de las clases en la universidad, «lo más importante para ellos es ir al colegio por la mañana en un colegio local» donde «conocen amigos nuevos» aunque se da «más importancia a lo académico que a lo turístico en este viaje» por lo que se hace un «español intensivo y a medida para ellos» porque se adaptan a lo que están aprendiendo los niños de su nivel.
La delegada del rector en el campus de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes, explicó que se recibe a alumnos de este colegio de Hong Kong dos veces al año (verano e invierno), cada vez «fidelizándose más». Se hace en Ávila porque además tiene muchas ventajas como su «ubicación geográfica, la calidad del español, la calidad humana de la gente, la preciosidad de su patrimonio y por tener el campus de la Universidad de Salamanca».