Las personas con enfermedad mental toman el mando en Faema

B.M
-
Las personas con enfermedad mental toman el mando en Faema

La nueva junta directiva está formada principalmente con personas con esta patología, incluyendo al nuevo presidente, Antonio Álvarez, que también es vocal en la federación regional

Son dueños de sus vidas y lo quieren demostrar. Y qué mejor manera de hacerlo que tomando decisiones sobre sus propias vidas y asumiendo puestos de responsabilidad.
Es por ello que en la nueva junta directiva de Faema (Asociación de Familiares, Amigos y Personas con Discapacidad por Enfermedad Mental de Ávila) cinco de los siete componentes son personas con enfermedad mental (hay también dos familiares), entre ellos el nuevo presidente, Antonio Álvarez, que además es vocal en la federación regional. De esta forma toma el relevo al trabajo realizado por María Ela Rodríguez, durante muchos años la cara más visible de la asociación y que así continuará puesto que se mantiene como vocal en la junta directiva, ya que no se quiere perder su importante papel representativo y de imagen y todo el trabajo que ha realizado. 
Según explica la directora gerente de Faema, Inmaculada Pose,  ahora la junta directiva «está formada con personas con enfermedad mental», lo que también se ha realizado a nivel regional con una nueva etapa que acaba de comenzar y que supone que la primera Junta Directiva de la Federación Salud Mental Castilla y León de este año 2019 inicia su camino en el órgano de gobierno de la entidad, con la sucesión en el cargo de Presidencia de Elena Briongos Rica, quien ocupaba la vicepresidencia hasta el pasado sábado 26 de enero. Este cambio de orientación en el órgano de gobierno de la entidad pone de relieve el papel destacado que en el movimiento asociativo tienen las personas con experiencia propia en salud mental, como es el caso de Elena Briongos, según recoge la agencia Ical.
Es el mismo cambio que se ha realizado en Ávila, en este caso con el trabajo de Antonio Álvarez en la presidencia demostrado así que «es una persona con capacidad para decidir», lo que a veces no es fácil de demostrar a las personas que no están inmersas en el trabajo de la asociación. Estará acompañado además por Jesús García como vicepresidente, en su caso con representación en el comité de Valladolid.
Explica Inmaculada Pose que se trata de personas «muy activas que conocen muy bien los servicios de Faema» puesto que los dos viven en viviendas supervisadas y acuden al centro de día. Es por ello que a partir de ahora «lideran el compromiso de participar y ofrecer propuestas de mejora. Están teniendo un papel muy activo y reivindicativo, siempre proponiendo mejoras, lo que hacen conociendo los servicios y siendo capaces de identificarse con las necesidades».