Queridos Reyes Magos, me llamo Joel y he sido muy bueno

E.Carretero
-

El Episcopio acogió este viernes y acogerá de nuevo este sábado por la tarde un taller de redacción de cartas para que los más pequeños puedan hacer llegar sus deseos a los Magos de Oriente

Queridos Reyes Magos, me llamo Joel y he sido muy bueno

Queridos Reyes Magos, me llamo Estela, tengo unos cuantos años ya y creo que me he portado bien. Este año solo os pido salud para mí y para los míos; bueno, para todo el mundo. Con eso me conformo. No pido más porque los adultos sabemos, aunque a veces se nos olvida, que teniendo salud se puede alcanzar todo lo demás y que estando bien el trabajo, el amor y la felicidad también llegan.
Este año, como leen, sí he escrito carta a sus Majestades de Oriente, una costumbre que según nos hacemos mayores vamos perdiendo pero que llegadas estas fechas no perdona ningún ‘peque’. Y es que la carta a los Reyes Magos es, como saben, el vehículo imprescindible para que Melchor, Gaspar y Baltasar conozcan nuestros deseos, de ahí la importancia de redactar bien esta misiva tan especial que los más rezagados aún están a tiempo de escribir gracias al taller de redacción de cartas a los Magos de Oriente que, dentro del programa municipal de Fiestas Navideñas, se desarrolla estos días en el Episcopio.
 Inés, Miguel o Joel fueron  este viernes algunos de los primeros alumnos de este taller gratuito de redacción de cartas mágicas que se repetirá de nuevo este sábado en el mismo lugar y de 17 a 20 horas. «Hemos planteado una carta superdivertida para que los niños escriban o dibujen qué quieren pedir a los Reyes Magos», explicaba antes de empezar la actividad Mayte Jiménez, monitora de este taller para el que no es necesaria inscripción y que  se desarrolla en sesiones de unos 40 minutos aproximadamente.
Una muñeca Rosaura, más grande que ella, era lo que pensaba pedir Andrea, una niña de tan solo 5 años que se afanaba en escribir lo más claro posible su carta a los Reyes Magos mientras que «un tractor grande y verde» era lo que iba a dibujar en su carta Luca, un niño de tres años que aseguraba haber sido «muy bueno».
También aprovechó este taller para trasladar sus deseos a los Magos de Oriente el pequeño Daniel, un niño de 9 años que reconocía portarse «regular porque discuto con mi hermano». Un reloj Kidizoom y un balón de la Champions eran las únicas peticiones de este niño que suele pedir «pocos regalos para que los Reyes Magos puedan llegar a todos los niños». Seguramente que con tan buen deseo Melchor, Gaspar y Baltasar olvidan esas ‘disputillas’ fraternas.
Al igual que servidora, también Félix Meneses, el concejal de Fiestas, aprovechó este taller para recuperar esa tradición infantil de cartearse con los Magos de Oriente. «Trabajo para todos los abulenses y salud», eran dos de sus peticiones para los Tres Reyes a las que también sumó «amor en las familias».



Las más vistas