El AVE volará por la España vaciada

Ical
-

Se espera que sea una realidad en primavera. Antes, entre los meses de enero y febrero, se realizarán pruebas a velocidades de 300 kilómetros por hora en el futuro tramo entre Zamora y Sarabia

El AVE volará por la España vaciada

La línea de Alta Velocidad ferroviaria entre la ciudad de Zamora y Pedralba de la Pradería, próxima al límite con Orense, se pondrá en servicio a finales de la próxima primavera, estación que finaliza el 20 de junio. Este nuevo tramo, que amplía el trazado del AVE en Castilla y León, supondrá un ahorro de 50 minutos en los tiempos de viaje entre Madrid y Galicia.
Estos son los plazos que maneja el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para este corredor de 110 kilómetros que parte de la capital zamorana, hasta donde llegó el AVE hace cuatro años, y se extiende hasta Pedralba de la Pradería. Con la llegada del nuevo año, comenzarán las pruebas a velocidades de 300 kilómetros por hora que se mantendrán durante los meses de enero y febrero.
Se trata de las últimas pruebas técnicas que permitirán abrir al tráfico comercial la vía sobre la que volará el AVE en una provincia como Zamora, considerada territorio de la España vaciada y que finaliza en un núcleo del medio rural próximo al límite gallego. Se trata, además, de la primera conexión entre dos comunidades con servicios de alta velocidad, a falta de que se remate el tramo entre Pedralba y Orense.
Con el fin de las pruebas, Renfe afrontará la explotación comercial de este nuevo trazado del AVE hasta la comarca de Sanabria. La inauguración de este servicio de alta velocidad llega, no obstante, con retraso sobre el calendario inicial. Las obras no finalizaron en 2018, como se preveía y se prolongaron hasta este año, de forma que la siguiente fase, las de las pruebas y ajuste de los sistemas ferroviarios han llevado hasta mediados de 2020 la apertura de la línea.
En paralelo, Adif calcula que en primavera se estará probando también la vía entre Pedralba y Orense, donde se están finalizando las obras. En la parte final del trazado –entre Pedralba y Taboadela– cinco equipos instalan al día un kilómetro de vía en placa. Con estos trabajos avanzados, los tramos de viaductos en territorio gallego –cuatro kilómetros– les seguirán, para permitir el montaje de la catenaria. En marzo empezarán también las pruebas de carga en la última parte.
También están avanzados los trabajos de construcción de la estación de alta velocidad en Sanabria (Zamora), que comenzaron en  2018, con un presupuesto de cuatro millones. Pese a las críticas, su objetivo es dar servicio a la comarca, con una población de 7.000 vecinos que se triplica en verano, y también a Braganza y la región de Tras os Montes, en el norte de Portugal.