Buscando un futuro mejor para los niños y sus madres

E.Carretero
-

El Mercado Grande ha acogido este sábado el IV Festival Solidario 'Juntos hacemos vida' dirigido en esta ocasión a la Fundación Madrina de ayuda a la infancia más vulnerable

Buscando un futuro mejor para los niños y sus madres - Foto: Isabel García

Evelyn Sánchez dejó su Colombia natal tras recibir  amenazas, asegura,  de grupos mafiosos dedicados a la venta de órganos. «A gente del barrio donde yo vivía se les llevaron sus niños», afirma esta joven madre que ante la falta de tranquilidad y temiendo por el futuro de su hija María José, que hoy tiene tres años, decidió dejar su país y venir a España. Sin embargo, en nuestro país, reconoce, las cosas tampoco resultaron fáciles al principio fundamentalmente porque en Madrid «el alquiler es muy costoso  y estuvimos en una situación muy incómoda, durmiendo la familia en un colchón». Hasta que en la vida de Evelyn y su ya familia numerosa, a la que se han sumado los pequeños Matías y Yosua, apareció la Fundación Madrina, organización que ayuda a la infancia más vulnerable y acompaña a la mujer en su maternidad y que ha conseguido que esta joven madre se establezca en Ávila gracias al programa Pueblos Madrina. «Estamos muy emocionados aquí en Ávila por empezar una nueva vida con nuestros hijos y sin la inseguridad y violencia que teníamos en Colombia», asegura esta ya vecina de la capital abulense que este sábado, junto con otras jóvenes madres a las que la Fundación Madrina ha ayudado, participó en el Festival Solidario Juntos hacemos vida organizado por cuarto año en nuestra ciudad por Platino Producciones. Un festival que por un lado buscaba ofrecer una propuesta de ocio a abulenses y visitantes a través de las múltiples actividades y espectáculos organizados durante toda la jornada desde el Mercado Grande y por otro dar a conocer el trabajo que realiza la fundación que hace 18 años promovió Conrado Jiménez para «promover la infancia más vulnerable y la maternidad, porque detrás de cada niño en situación de pobreza hay una madre».  
Actualmente la Fundación Madrina atiende a cerca de 6.000 familias en todo el territorio nacional, algunas de ellas en situación de vulnerabilidad tal que viven en la calle y en grandes ciudades donde por lo costoso de la vida «no se les puede alojar». Por ese motivo desde Fundación Madrina están impulsando un programa que por una parte facilita hogar y recursos a familias en esta situación que a su vez ayudan a repoblar zonas rurales. Un programa que ya ha posibilitado que 150 familias con niños se instalen en esta provincia y en pueblos como Muñotello, Muñana o Pradosegar.
«Esas familias, a las que se les ofrece todo tipo de ayudas, traen niños a pueblos que a lo mejor no tienen guardería», destacó Jiménez la importancia del programa Pueblos Madrina que desarrolla la fundación que preside y que este sábado se dio a conocer un poco más entre los abulense gracias este festival solidario que contó con música, degustaciones gastronómicas, baile, clases de zumba y magia, entre otras muchas propuestas.