«Es fácil que nos carguemos el turismo activo»

P. Velasco
-

Entrevista con Jesús Blanco, presidente de la Asociación de Turismo Activo de Castilla y León

«Es fácil que nos carguemos el turismo activo»

Jesús Blanco, de 43 años y natural de Bembibre (León), llega a la presidencia de la Asociación de Empresarios de Turismo Activo de Castilla y León (Atacyl) en un momento clave para el sector que debe adaptarse a las exigencias de la nueva Ley del Deporte y afrontar las pérdidas generadas por la crisis sanitaria de la covid-19. Fue elegido el 3 de marzo en una asamblea celebrada en Valladolid y su intención es mantener un diálogo abierto con las administraciones para intentar modificar algunas de las exigencias que permitan que este sector siga entre los principales atractivos turísticos de nuestra región.
¿Cuál es la situación actual del sector en Castilla y León?
Según los datos de Turismo del año 2018, el sector involucra a más 730.000 usuarios de turismo activo y a unas 270 empresas dadas de alta actualmente, de las que 40 estamos en la asociación de todas las provincias de Castilla y León. Ya pertenecer a la Comunidad es un reto mayúsculo por las dimensiones que tiene, porque aunque estamos muy distanciados de otras comunidades, nos une el mismo marco legislativo y tenemos la misma problemática.
¿Este sector se ha convertido en uno de los puntales del turismo en Castilla y León?
El turismo activo es importante dentro de España. Es verdad que hay comunidades como Canarias o zonas de Levante que tienen mucho protagonismo, pero Castilla y León es uno de los más relevantes en el turismo de interior, estamos muy especializados. Todas las provincias tenemos infinidad de recursos de turismo de naturaleza. Cada vez hay más demanda, tanto para usuarios como grupos de amigos o familias, y las políticas de turismo de la Junta van por ahí, porque cada vez hay más demanda para ir a un sitio y poder hacer actividades.
Se presentó con el objetivo de ayudar a los socios y resolver los conflictos a los que se enfrentan, ¿cuáles son esas problemáticas?
En el año 2019 se aprobó la Ley del Deporte de Castilla y León y está influyendo de manera importante sobre el turismo activo, porque esta ley dice que todas las actividades que consideren deportivas pasarán por regirse por esta legislación. Al ser tan reciente, desde Atacyl estamos peleando mucho por articular esa ley, por darle contenido y porque nos afecte lo menos posible. Seguimos trabajando, estamos dialogando con las administraciones y son años cruciales en este sentido para realizar una buena transición del anterior modelo al actual.
¿Qué cambios implica esta nueva legislación para su sector?
Principalmente en las titulaciones de los profesionales. Ahí es donde tenemos un pequeño escollo, ya que ahora se exige para trabajar en turismo activo una serie de titulaciones que hasta el año pasado no se exigían. Entonces estamos actualizando todos los profesionales del sector que vienen de años atrás para afrontar la transición al nuevo modelo. Hablamos de que si no hacemos algo es fácil que nos carguemos el sector porque no hay suficiente personal formado para realizar las actividades con las titulaciones que se exigen. Nosotros hemos generado una serie de datos, encuestas, hemos analizado el personal laboral que trabaja en turismo activo para que esa transición sea lo más justa posible y que el sector no se vea dañado. Si cada vez está creciendo más la demanda de los clientes, pero desde el sector no somos capaces de dar servicio a toda esa demanda, no vamos a dar buena imagen y no vamos a poder atender.
¿Han detectado un problema de intrusismo como existe en otros servicios turísticos?
Ese problema existe y desde Atacyl una de nuestra funciones es estar vigilantes y que cualquier socio pueda denunciar una situación y velar porque se cumpla la normativa. No hemos llegado a poner muchas denuncias, aunque en alguna ocasión hemos enviado cartas a la gente que estaba en una situación irregular y lo normal es que en un plazo corto se pongan al día. Estamos en una comunidad muy extensa, con mucha normativa, y tenemos que trabajar en consonancia con muchos organismos.
¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria de la covid-19 al sector?
El sector del turismo activo está enormemente afectado. Durante la pandemia hemos cerrado el cien por cien de las empresas y el 80% de nuestra facturación se produce entre Semana Santa y agosto. Estamos recibiendo mucho apoyo de la Dirección General de Turismo con la que tenemos reuniones todas las semanas, pero aún no hay medidas concretas por parte de las administraciones. Si no se toman medidas podríamos perder el sector por completo.
¿Qué medidas han propuesto a las administraciones para paliar las pérdidas?
Ayudas directas al sector, suspensión de alquileres de instalaciones de las administraciones o acciones concretas de promoción del turismo activo para cuando acabe las medidas. Con estas propuestas queremos promocionar las actividades entre las provincias de Castilla y León y en España. Entendemos que los viajes al extranjero no van a ser fáciles y queremos hacer promoción interna con destinos más asequibles. Ya que es probable que el público nacional tenga menos poder adquisitivo y menos vacaciones estivales este verano. Sin tomar estas medidas es posible que el sector no se recupere y desaparezca.
¿Todavía existe hueco para más empresas en este sector tan extendido por toda la Comunidad?
Desde luego que sí. No llegan a las 300 registradas y desconocemos si todas está trabajando o hay alguna que esté inactiva. El sector pueda salir adelante y les informamos a todos de las ayudas y de todo lo que pueda surgir a las diferentes empresas, así como todos los acuerdos con espacios naturales.