«El feminismo no va contra nadie sino a favor de todos»

D.C
-

La profesora y antropóloga abulense María Ángeles Valencia manifestó que ese movimiento nació como una reivindicación para «corregir una insuficiencia de la democracia»

«El feminismo no va contra nadie sino a favor de todos» - Foto: David Castro

María Ángeles Valencia, profesora y antropóloga abulense, participó en las actividades organizadas para conmemorar el Día de la Mujer con una charla en la que, a modo de taller, ofreció a su público una serie de «conceptos o fundamentos en torno al feminismo» que sirvieron para acercarse desde una perspectiva histórica y muy bien razonada a esa realidad en la que existe una cierta confusión.
En su discurso destacó «lo importante que es que todos estemos informados y formados sobre qué es el feminismo, que no es una queja sino una reivindicación política que surge como una corrección a una insuficiencia de la democracia». Con la Ilustración, explicó, «se genera una declaración maravillosa que dice que todos los hombres nacen libres e iguales, una afirmación que tiene una fuerza impresionante y en la cual está el núcleo del feminismo, ya que éste se levanta para poner en práctica esa declaración porque demuestra no ser verdadera en el sentido de que todos nacen libres e iguales pero las mujeres no».
Invitó también María Ángeles Valencia a reflexionar sobre cuáles son «los principios ilustrados que dan lugar a que haya la posibilidad de reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres, igual que se hace entre las clases sociales, entre las razas, etc», mostrando su convencimiento de que «el feminismo radica en la noción de igualdad, y por eso no va contra nadie sino a favor de todos».
Comentó la ponente que «es una pena que en el siglo XXI haya retrocesos en este campo, porque todo esto que decimos de la Ilustración en el siglo XVIII, que fue maravilloso, se va a fundamentar luego por escrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que dice en su primer artículo que todos nacemos libres e iguales y en el segundo que estos derechos humanos respetarán las diferencias por razas, color, sexo, idioma, opinión política», un reconocimiento que, recordó, «llegó tras una durísima II Guerra Mundial en la que los totalitarismos demostraron que una mañana te puedes levantar sin derechos».