El Real Ávila responde a un gran Zamora

A.S.G.
-
El Real Ávila responde a un gran Zamora - Foto: Belén González

1
Real Ávila
1
Zamora
Finalizado
El Real Ávila supo rehacerse a tiempo ante un Zamora que bien pudo sentenciar en la primera mitad pero que se encontró con Alberto. En la segunda mitad Rubén Ramiro lideró la reacción de los encarnados

El Real Ávila y el Zamora regalaron un partidazo en el regreso de la Tercera División al Adolfo Suárez, hambriento de fútbol y emociones.Y tuvo de ambas a partes iguales en una de esas tardes que tanto gustan. Porque tras una primera parte en la que el Zamora ‘zarandeó’ y perdonó a los encarnados por igual, los de Jonathan Prado respondieron en la segunda mitad con la personalidad y el arrojo de quien quiere estar en los playoffs. Pudo y debió ganar el Zamora, al menos vista la primera parte, pero el equipo encarnado supo reaccionar. Fue la tarde de Alberto, que sostuvo al equipo bajo palos, y la noche de RubénRamiro, autor del tanto del empate desde los once metros.    
Quiso el partido para sí el Zamora desde el primer minuto y no tardó en demostrarlo en una primera mitad que fue un monólogo absoluto de los de David Movilla, que se lamentarían por su falta de puntería, eficacia, pero sobre todo por el acierto de Alberto, que sostuvo a los suyos posiblemente en la peor primera mitad de los encarnados. El 0-0 al descanso fue una sorpresa para todos.    
 Porque lo que ocurrió es que desde el primer minuto el Zamora saltó a por todas. El cuadro de David Movilla había llegado al Adolfo Suárez con el colmillo afilado. Carlos Ramos, en una falta lejana, probó a Alberto.Primer aviso serio. Le costó blocar. No era una tarde para nervios. No los tuvo cuando Sergio García aprovechó las dudas de la defensa para hacerle frente. Su disparo, mordido, lo despejó el portero encarnado, que empezaba a ser protagonista. La respuesta quiso darla Rubén Ramiro. No le quemaba el esférico al madrileño, con ganas ante Alcañiz, Asiel y Chete, última línea de defensa de los zamoranos. La primera Fer, un pulmón para los de Movilla, que no dejaban respiro a los encarnados.
Se lanzaba el Zamora por su banda izquierda. Coque, lateral y extremo, todo en uno, ponía en apuros a Issa. El Real Ávila era un flan. Jonathan Prado pedía la reacción de los suyos y Movilla veía como Garretas despejaba bajo palos –minuto 20– en una triple ocasión de los zamoranos que comenzó en las botas de Garban y terminó con el remate Dani Hernández, que con Alberto fuera de portería –había salido a la desesperada ante un posible remate de Sergio García– buscó el remate. Con todo el Real Ávila en su área despejó bajo palos el central. Sufría el Ávila, que se encomendó a Alberto. Hizo bien. Porque en boca de gol, y a centro de Dani Hernández, remató David Álvarez. Se estiró en un imposible el portero encarnado para sacar lo que en otra ocasión hubiera sido gol. Esta vez no, era su tarde. Sumaba ocasiones el Zamora y sufría lo indecible el Real Ávila. De haber podido pedir tiempo muerto, lo hubiera hecho.
Perdonaba el Zamora, mantenía vivo Alberto al Real Ávila. Con el pie, con la mano... y con el pecho. Porque el portero encarnado –minuto 30– volvería a sacarle el remate a Sergio García cuando el ‘10’ encaró de nuevo  al portero local. Sergio García, David Álvarez... Seguían sumando disparos los zamoranos. Seguía sumando paradas Alberto. Los encarnados estaban totalmente en manos de los de David Movilla, un vendaval ofensivo en un Adolfo Suárez sorprendido.
Se miraban los encarnados entre sí buscando una solución. Que el Zamora no mandara en el marcador era la mejor noticia para los de Jonathan Prado, que buscaba soluciones. Cambió a Edu de banda tratando de parar a Coque. Se contuvo el lateral a partir de entonces, pero no el Zamora, que despediría la primera mitad con una última ocasión en la que DaniHernández no llegó a rematar con claridad cuando Sergio García se deshizo de Llorián y lanzó el centro, que se paseó por la línea de gol.
El vestuario templó el vendaval de los zamoranos, pero no su peligro. Había merecido el gol en la primera mitad, pero lo encontró en la segunda. Habían bajado las revoluciones pero andan sobrados de recursos y en el 50’ llegaría el 0-1 cuando Asiel superaba a todos en el área a saque de córner. Su remate fue tan impecable como la falta de oposición que encontró para batir a Alberto.
El marcador señalana 0-1 pero había mejorado el Real Ávila en la segunda mitad. No era complicado vista la primera. Obispo haría –minuto 55– el primer disparo a puerta de los locales.
El Zamora siguió a lo suyo. Tapó bien el palo Alberto cuando Sergio García, en su enésima oportunidad, quiso encontrar el gol.  No se fiaban los de Movilla, que buscaron el segundo. El Real Ávila buscaba el primero. Chete se cruzó a la perfección cuando Peli rompió la línea en busca de un mano a mano. Villanueva se cruzaría ante Rubén Ramiro –minuto 59– cuando SergioRamos filtró el pase al hueco y el extremo quiso meter la puntera. El Real Ávila parecía otro. Ahora sí estaba en condiciones de plantar cara al Zamora. Juli lo intentaría de chilena. En tres minutos, tres ocasiones. Ahora sí funcionaban los encarnados, que se encontraron con la ayuda del palo cuando Carlos Ramos –minuto 64– la enganchaba con una dureza tremenda desde lejos. Golpeó a la madera, a la cabeza del portero y en el rechace Garban no pudo rematar.
Ydel palo, al empate. Se lo cocinó Rubén Ramiro, que en la bicicleta recibía el pisotón de Chete. Lo tuvo claro, cogió el balón, tomó la responsabilidad y superó a Villanueva y a la maldición de los encarnados desde los once metros para hacer el empate (1-1) y colocar el partido en un escenario muy diferente.  
Empezaba un nuevo partido. Ymuy vivo. Porque nadie parecía dispuesto a especular. Especialmente Rubén Ramiro, dispuesto a detonar el partido en un tramo final de mucha tensión –se pidió la roja por agresión por detrás de David López a Llorián– en la que ninguno de los dos lograría romper el empate en un descuento en que ambos tendrían la oportunidad de hacerlo, especialmente el Ávila en una falta en el que pudieron hacer el 2-1.

 

Jonathan Prado
Entrenador del Real Ávila
«El rival ha sido superior  a nosotros»

«Hemos tenido un rival que ha sido superior a nosotros con diferencia, sobre todo en la primera parte, en la que Alberto nos ha mantenido vivos. En la segunda hemos tirado de casta, más asentados.En el descontrol, el ida y vuelta le beneficia al que va perdiendo. Es de alabar el desgaste físico del equipo, más con lo limitados que estábamos de piezas. Lo normal es que ellos nos hubieran ganado por diferencia pero lástima que en esa última falta hemos tenido la ocasión para habernos llevado la victoria».

 

David Movilla
Entrenador del Zamora
«Nos vamos orgullosos por lo hecho, no por el resultado»

«En la primera mitad hemos sido superiores, con ocasiones suficientes como para habernos ido al descanso con una renta de más de un gol.Ha sido el portero el que les ha mantenido vivos. En la segunda parte hemos encontrado el gol, pero es verdad que ellos se han estirado más, se han volcado más. El gol les ha dado alas, pero las ocasiones han sido nuestras».