La revolución híbrida de Lexus

SPC - Agencias
-

Desde su implantación en 2005, la marca ha afianzado su liderazgo con la cuarta generación

La revolución híbrida de Lexus

Desde su revolucionaria entrada en el mercado premium en 1989, Lexus ha roto las convenciones una y otra vez con ideas pioneras. Entre ellas destaca su liderazgo consolidado a lo largo del tiempo en el desarrollo de motores híbridos autorrecargables, una tecnología que ha cambiado para siempre el panorama de la automoción.  Hace 20 años, los motores de gran potencia y consumo de combustible eran la norma incuestionable entre los automóviles de gama alta. Sin embargo, el mundo empezó a ser consciente del apremiante desafío del calentamiento global y la necesidad de conservar los recursos naturales. 
 Años de investigación culminaron en el RX 400h, el primer Lexus híbrido autorrecargable, lanzado en 2005. Por fuera no era muy diferente del todocamino RX 300, pero bajo la carrocería la cosa cambiaba mucho. Sí, había un motor V6 de 3.3 litros bajo el capó, pero ese era solo un elemento del radical sistema eléctrico híbrido autorrecargable. 
El concepto híbrido es una ingeniosa combinación de un motor de combustión interna y uno eléctrico. Su funcionamiento se rige por un sistema inteligente que extrae potencia de la fuente más oportuna para maximizar las prestaciones. 
El motor de combustión genera energía eléctrica mientras el vehículo circula, y también se crea a partir de la energía cinética producida al frenar o al reducir. Ésta se almacena en una batería que no hace falta enchufar para recargar. 
La segunda generación del Lexus Hybrid Drive supuso un avance sustancial y se implantó en su nueva berlina de referencia, el LS 600h, en 2007. Fue el primer sistema en incorporar un motor V8, pero desarrollaba el tipo de potencia  que se suelen asociar a un V12.   
La tercera avanza tanto en eficiencia como en respuesta. Se vio por primera vez en el IS 300h, en 2013. Un elemento esencial para la mejora de las prestaciones fue el propulsor de gasolina de 2.5 litros, equipado con inyección de combustible directa. 
Si bien otros fabricantes han desarrollado sus propios sistemas, ninguno iguala la experiencia de Lexus. Actualmente, la compañía afianza su liderazgo con la cuarta generación, que consigue una mayor eficiencia y menos emisiones. 
Instalado en la berlina ES 300h y en el crossover compacto UX 250h, lanzado a principios de 2019, combina las ventajas de un eficiente motor de 2.5 l cono eléctrico más ligero y con mayor densidad energética. 
En 15 años, Lexus ha situado la tecnología híbrida en el centro de la marca y ha ampliado su alcance a la actual gama europea de 10 vehículos. Además, las ventas en todo el mundo han sobrepasado los 1,6 millones de unidades.