Mañueco apremia a la transformación digital agroalimentaria

SPC
-

La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León recibe como un «duro golpe» la paralización de la suspensión del Impuesto de Sucesiones

Alfonso Fernández Mañueco interviene en la Asamblea General de Vitartis, que se celebra por videoconferencia - Foto: Ical

Castilla y León apuesta por la transformación de la industria agroalimentaria. Así se lo trasladó ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que instó a los empresarios del sector a trabajar «codo con codo» con la administración para afrontar los nuevos retos del futuro y dar respuesta a los desafíos, tras la pandemia de la covid-19. «Tenemos claro que somos vuestro mejor aliado y que sin vuestra ayuda la Junta sola no podría», sentenció.
Fernández Mañueco, que intervino en la reunión virtual de la Asamblea General de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), aseguró que la «tarea es tan inmensa» que es necesario el «trabajo de todos», tanto de las fuerzas políticas como de las sindicales y empresariales, para impulsar la sostenibilidad, la modernización y la transformación del sector agroalimentario en el ámbito digital y la calidad de los servicios públicos.
«Estoy a vuestra disposición», afirmó el presidente de la Comunidad en declaraciones recogidas por Ical, que destacó además el carácter estratégico para Castilla y León del sector alimentario, por sus cifras macroeconómicas sobre la economía y el empleo, pero también por su compromiso con el mundo rural y el sector primario. Por ello, insistió en que es uno de los elementos de futuro, junto con la automoción, puesto que además de dar salida a la producción agraria y ganadera, fija población en el medio rural.
Beatriz Escudero, durante la apertura de la reunión virtual. Beatriz Escudero, durante la apertura de la reunión virtual. «Es un valor añadido que tenemos que impulsar y empujar de cara al futuro». «Tenemos que ayudaros y facilitaros la tarea que tenéis por delante», dijo Fernández Mañueco, quien valoró la apuesta del sector alimentario por la excelencia, la innovación y la búsqueda de la calidad, que a su juicio permite que Castilla y León esté en los puestos «de privilegio».
Además, el presidente de la Junta avanzó que la apuesta de futuro de su Ejecutivo es la «transformación digital», debido a que la «inmensa mayoría» tiene sus plantas en el medio rural. «Queremos que sea no solo un eslogan sino una realidad», afirmó Fernández Mañueco, quien explicó que el objetivo marcado es que las nuevas tecnologías lleguen a todas los rincones y a todas las personas. De esta forma, añadió que se trata de aprovechar la industria 4.0 y la capacidad de innovación.
«En ese esfuerzo que hacéis no estáis solos», continuó Alfonso Fernández Mañueco, quien se refirió de nuevo a la «mayor convocatoria» de ayudas para la modernización del sector, con un montante de 65 millones de euros. «Se dice bien y pronto», destacó para recordar que «nunca antes» había habido una cuantía similar. El presidente explicó que se dirigen a las pequeñas, medianas y grandes industria, porque se diferencia entre los proyectos de más de dos millones y los de menos de esa cantidad, con el fin de llegar «a todos».
También destacó la convalidación el pasado miércoles en las Cortes del Decreto Ley de simplificación administrativa al que añadió el nuevo plan de agroindustria, que indicó tener listo en esta legislatura. Fernández Mañueco les agradeció sus aportaciones de «corazón», porque señalo «ahora más que nunca es fundamental el esfuerzo de unidad».
Sucesiones

Durante el transcurso de la asamblea, la presidenta de Vitartis, Beatriz Escudero, se sumó a la «alerta» lanzada por otros empresarios contra la paralización de la suspensión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que tenía previsto aprobar las Cortes, ya que consideró supondrá un «duro golpe».
En ese sentido, la presidenta de Vitartis defendió un modelo fiscal que incentive la inversión y, por tanto, al igual que Empresa Familiar de Castilla y León criticó que se haya dejado en suspensión la tramitación de la reforma legal que iba a bonificar más el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad, tal y como recoge el Pacto para la Recuperación.
Además, Escudero, anunció la necesidad de definir los pilares de un nuevo plan estratégico para el sector de la agroalimentación, que a su juicio debe buscar la sintonía con otros como el turismo, en un marco de colaboración «transversal», debido a los cambios en las prioridades, hábitos y preocupaciones de la sociedad.
En la apertura de la asamblea, Escudero insistió en las necesidad de abrir una reflexión en la organización sobre cómo fortalecer la fortalecer posición del sector como un segmento «relevante» y seña de identidad de Castilla y León. En ese sentido, la presidenta de Vitartis esbozó algunos ejes de esta nueva normalidad como son en su opinión la innovación, la sostenibilidad, los «exigentes» estándares de seguridad y calidad alimentaria y así como una «buena comunicación» con la sociedad. A su juicio, el futuro está cargado de retos «apasionantes» para lo que propuso como estrategia seguir las tres ‘T’ -talento, talante y tecnología-, y una actitud generosa con el territorio.
Asimismo, Escudero apostó por trasladar al Gobierno de Castilla y León el nuevo enfoque de la organización para este tiempo, que remarcó debe apoyarse en la colaboración público privada para crear valor, en un modelo agroindustrial integral y competitivo, que mantenga su compromiso social y ambiental, y que aprovechar las ayudas al sector para avanzar en la modernización y mejora tecnológica y en la sostenibilidad e implantación real de las nuevas tecnologías.
Al respecto, Beatriz Escudero consideró «imprescindible» que haya conectividad en el 100 por 100 del territorio y criticó la desconexión del medio rural. Además, abogó por impulsar planes de transformación digital de los equipos y también de las administraciones, que añadió deben mejorar su interconexión.