El 60% de las ayudas agroalimentarias serán para las pymes

SPC
-

Agricultura modificará las ayudas a proyectos agroalimentarios para que la gran industria no las acapare

Jesús Julio Carnero, consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

La Junta de Castilla y León modificará el reparto de los 35 millones de subvenciones a proyectos agroalimentarios para que empresas de menor tamaño puedan acceder a ellas y no las acapare la gran industria autonómica. El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, anunció la próxima convocatoria de ayudas para el sector  de la Comunidad por importe de 35 millones de euros, de las que el 60 por ciento (21 millones) irán destinados a proyectos de entre uno y dos millones. Según avanzó en ‘Los Desayunos de Ical’, estas ayudas estarán divididas «por tramos» según la inversión prevista con el fin de dar impulso a proyectos «buenos» pero de menor dimensión y que así tengan la capacidad de materializarse, ya que con el actual modelo, la mayoría de los fondos iban a parar a las grandes industrias.
Según Jesús Julio Carnero, el 60 por ciento de las ayudas (21 millones de euros) se destinarán a los proyectos de entre uno y dos millones de euros; y el 40 por ciento restante (14 millones) a iniciativas con un montante inversor superior a dos millones. Mientras tanto, las actuaciones de menos de un millón de euros estarán gestionadas por los Grupos de Acción Local (GAL) a través del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, dotado con 130 millones de euros, de los que ya se ha liquidado aproximadamente el 80 por ciento.
El consejero insistió en que la intención de esta «tramificación» pasa por facilitar que «proyectos que no tengan una dimensión extraordinaria y sean buenos, tengan la capacidad de poder materializarse», de ahí esta novedad en la convocatoria que verá la luz próximamente. Para Carnero, este hecho resulta «fundamental» con el fin de que la gran industria agroalimentaria pueda trabajar junto con la pequeña y la mediana. «Todas son necesarias, porque todas tienen procedencia y tienen calidad», ratificó Carnero. «Hay que tener en cuenta esas distintas sensibilidades a la hora de actuar», reclamó.
La agroalimentación sigue siendo una actividad «vital» para la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, en especial teniendo en cuenta que la Comunidad se ha convertido en el tercer territorio autonómico en número de industrias agroalimentarias, con un total de 3.000, algo especialmente relevante, teniendo en cuenta que se trata de una industria que lucha contra la globalización y está situada «en el territorio», con lo que «tiran» de los entornos que allí se encuentran asentados.
Como puso de relieve Carnero, esta industria tiene también dos aspectos «fundamentales» como son la procedencia y la calidad de sus productos. «Es la salida natural de la agricultura y la ganadería, y asienta industria, población, actividad y además es escaparate, así que lo tienen todo», declaró el consejero. «Si somos lo que comemos, es gracias a la industria alimentaria que ha transformado lo que han producido nuestros agricultores, es el cierre del ciclo», enfatizó.
ADE Rural.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural reconoció que en un ámbito «tan importante» como el Instituto de Competitividad Empresarial se está trabajando «muy bien» en un aspecto relevante como es el tema de los aranceles, que reconoció que no es algo que haya aparecido «de manera esporádica». En este ámbito, Carnero auguró que se vivirán «muchas de nuestras vicisitudes a lo largo del tiempo», por lo que insistió en que todo lo que se puedan«potenciar» esos ámbitos, además del que ya marcada el propio Diálogo Social, es «una línea que hay que seguir», incidió.