El PSOE cree que Cs ha jugado con el voto de los abulenses

E.C.B
-

Los procuradores socialistas por esta provincia, Miguel Hernández y Soraya Blázquez, consideran que «el conformismo a cambio de un sillón tendrá consecuencias para Ávila»

El PSOE cree que Cs ha jugado con el voto de los abulenses

Los procuradores socialistas por esta provincia lamentan que Ciudadanos «haya jugado con el voto de los abulenses y haya antepuesto los intereses particulares al necesario cambio para esta comunidad liderado por Luis Tudanca». Miguel Hernández y Soraya Blázquez califican este martes, fecha de la investidura de Alfonso Fernández Mañueco, como «una jornada triste que todos recordaremos por ser el más claro ejemplo de las distintas formas de entender la política. De un lado, está el PP, que después de 32 de años de gobierno en Castilla y León sigue aferrado al poder a cualquier precio. Y ello, apoyados por quienes hablar de regeneración, pero lo hacen con la boca pequeña porque han antepuesto sus intereses y su estatus político frente a los vecinos de esta región».
«Con un gobierno progresista liderado por Luis Tudanca, sin duda, Ávila habría dejado de estar en el furgón de cola de esta comunidad y habría estado dentro de la agenda política de la presidencia de la Junta de Castilla y León. Algo que no ha ocurrido hasta ahora y que el pacto entre PP y Cs impedirá que pueda ocurrir», subrayan los procuradores del PSOE, que cargan contra el «mercadeo» en que, a su juicio, «se ha convertido la política, como ha ocurrido en la Comunidad, con la cesión de diputaciones, concejalías y subidas de suelo a cambio de sostenerse una vez más, 32 años después, en el Gobierno de la Junta. Y todo ello, pese a Francisco Igea reconoció que Fernández Mañueco no es un buen presidente para Castilla y León».
«No se pueden utilizar las instituciones de Castilla y León para regenerar al PP», dicen los socialistas, quienes insisten en que «necesitamos Gobierno que solucione los problemas que tienen los castellanos y leoneses: la despoblación, la sanidad, los desequilibrios en el medio rural, el éxodo de nuestros jóvenes… Tenemos que hablar de eso, de política. Y en eso, el próximo gobierno de la Junta nos tendrá enfrente porque nuestro interés son las personas, no los sillones».