El tesón de la AECC se lleva la Medalla de Oro de Ávila

M.M.G.
-

El presidente de la asociación y Marina, una voluntaria y enferma, recibieron la máxima distinción que entrega el Consistorio en un acto en el que volvió a reivindicarse la unidad de radioterapia para la ciudad

El tesón de la AECC se lleva la Medalla de Oro de Ávila - Foto: Isabel García

GALERÍA

Medalla de Oro de la Ciudad a la AECC

Esfuerzo, tesón, compromiso, fuerza y lealtad. Todos estos términos se aplicaron este domingo en repetidas ocasiones a la Asociaciónespañola contra el Cáncer de Ávila en el Pleno Extraordinario convocado por el Ayuntamiento para hacerle entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad de Ávila, la máxima distinción que el consistorio puede entregar a persona o institución y que en su caso recibió más de un millar de adhesiones.
Pero también se escuchó mucho otra palabra. Gracias. Miles de gracias para una entidad que trabaja cada día por hacer más llevadero a enfermos y familiares el proceso de lucha contra el cáncer.
El presidente de la Asociación, Ignacio Paradinas, y Marina, una voluntaria que, a la vez es enferma, recibieron emocionados de manos del alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, una medalla que, recalcó Paradinas no sólo les va a dar más visibilidad aún entre la sociedad abulense sino que, además, les supone «un acicate y un compromiso» para con ella.
«Esta medalla es una muestra perfecta de vuestro apoyo», recalcó Paradinas dirigiéndose al conjunto de la sociedad abulense, representada este domingo en la Sala Sinfónica del Lienzo Norte por numerosas autoridades y por no poco público que quiso ponerse en pie para regalar una larga y cerrada ovación a los encargados de recoger la Medalla de Oro de la Ciudad de Ávila en nombre de todos los miembros (pasados, presentes y futuros) de la AECC.
«Supone una responsabilidad enorme y un estímulo para responder a la sociedad abulense, ofreciendo nuestros servicios de manera universal y gratuita», continuó con sus palabras Paradinas que, ante todo, quiso reconocer la labor de los voluntarios y de los profesionales que cada día dedican  su tiempo para ayudar a aquellos que deben enfrentarse de una u otra manera al cáncer. «Nos gustaría que vierais el cariño que ponen», dijo de sus compañeros, personas de las que reconoció su dedicación como «un acto de suprema generosidad».
Pero quiso también el presidente de la AECC en Ávila tener unas sentidas palabras para la sociedad abulense en su conjunto de la que, dijo, la entidad que preside recibe  «un apoyo increíble» cada vez que se le solicita.
Y puso ejemplos. Como la apertura de su nueva sede, que espera sea una realidad en pocos meses. Aunque fue la lucha por la llegada a Ávila de la radioterapia la que se llevó buena parte de su intervención ante el público. «Para conseguirlo teníamos que lograr la complicidad de todos», viajó unos cuatro años atrás, al comienzo de un proceso cuyo fin parece estar cada vez más cerca. «Después de una lucha de más de cuatro años y de 48.000 firmas entre todos conseguiremos que el servicio de radioterapia esté en marcha en unos meses», recalcó. «Porque el servicio de radioterapia va a ser una realidad. Y el mérito es vuestro», volvió a agradecer a la sociedad abulense su implicación con la AECC.
primer trimestre de 2021. Habrá que esperar, eso sí, hasta el primer trimestre del año que viene para poder tener en funcionamiento la unidad de radioterapia en Ávila.
Así al menos lo comentaba Paradinas con los periodistas instantes antes de que comenzara el acto. «Se han perdido bastantes meses en la adjudicación del contrato del proyecto», lamentaba el presidente, «y la Administración es lenta para llevar a cabo las inversiones, porque nos hemos dotado de tal cantidad de protocolos que hace que todo sea más lento».
En la actualidad, continuó con sus explicaciones Paradinas, ya está finalizado y adjudicado el proyecto básico y se está trabajando en el proyecto de ejecución. «Y nosotros nos dedicaremos a perseguir a la administración para acortar los plazos», recalcó. «Sabemos que probablemente en abril saldrá a concurso la adjudicación de la obra y luego tendrá que construirse el búnker», aportó más datos sobre un proceso en el que, llegados a ese punto, confía en que de manera simultánea puede comenzarse la construcción del acelerador lineal y la formación de los profesionales sanitarios que atenderán el servicio. «Entonces nos quedaría la supervisión y la realización de pruebas», apuntó Paradinas, que no olvidó que dadas las características de todo este proyecto se precisará, también, la aprobación de la Junta de la Energía Nuclear para poder ponerlo en marcha de manera definitiva.  
Se trata, en definitiva, de un proceso aún largo y al que, quiso referirse en alcalde en su intervención, la AECC ha dedicado muchos años de trabajo. «Un trabajo por lo que durante años se nos ha negado», quiso ser crítico Sánchez Cabrera, que aprovechó la oportunidad para pedir a la Junta de Castilla y León «que acelere el máximo posible esos plazos, que aligere la burocracia».
«Por el servicio prestado, que prestáis y que vais a seguir prestando sois merecedores de la máxima distinción que tiene la ciudad de Ávila», dijo el alcalde de Ávila, para el que los miembros de la gran familia de la AECC son «el orgullo para cualquier sociedad».
A ellos les dio en reiteradas ocasiones las gracias: por su solidaridad, por su altruismo, por su tesón, por su compromiso, por su fuerza. «Gracias por acompañar a las familias, por estar ahí siempre, donde tenéis que estar, donde más falta hace» se emocionó Sánchez Cabrera que, por cierto, quiso tener unas cariñosas palabras para el procurador en Cortes por el PP y el que fuera alcalde de Arévalo, Vidal Galicia Jaramillo, que precisamente el sábado perdía a su hija víctima de un cáncer.
un acto emotivo. Éste fue, sin duda, uno de los momentos más emotivos de un acto en el que las emociones estuvieron en todo momento a flor de piel. 
Tras la lectura del acta a cargo del secretario del Ayuntamiento, Jesús Cabrera, el alcalde entregaba la Medalla de Oro a Ignacio Paradinas y Marina. Los dos tomaron después la palabra y los dos se emocionaron en distintos momentos de sus discursos.
Emocionante fue también ver el vídeo preparado por los compañeros de La 8 Ávila sobre el trabajo que cada día desarrolla la AECC.
Y el broche de oro lo puso la Coral del Isabel de Castilla. Voces juveniles que interpretaron tres temas para concluir una ceremonia que se cerró con una foto de familia para la historia.