"Para este presidente no todos los pueblos son iguales"

L.C.S
-

Entrevista a Alberto Encinar, portavoz de Por Ávila en la Diputación Provincial

"Para este presidente no todos los pueblos son iguales" - Foto: Isabel García

La formación política de Por Ávila se estrena en la Diputación Provincial, aunque varios de los componentes de su grupo político tienen amplia experiencia en esa institución. No es el caso de su portavoz, que se ha estrenado en este mandato.
¿Qué balance se hace desde Por Ávila del primer año de mandato en la Diputación Provincial?
Agridulce. La Covid-19 ha condicionado el trabajo de los últimos meses, nos ha dado la vuelta a lo que pensábamos que era una realidad ya establecida. Por otra parte, el hecho de que Por Ávila pueda tener representación y voz en la Diputación es algo positivo para toda la provincia.
¿De 0 a 10 qué nota le pondría al equipo de gobierno?
Un 3. Echamos de menos que una institución que representa a una provincia con tantas carencias, y a la vez con tanto potencial, no sea reivindicativa. Creo que para ser el Partido Popular quien gobierna, no defiende con uñas y dientes los intereses de Ávila frente al resto de administraciones. En ocasiones se nota el servilismo político a la Junta de Castilla y León, como ha quedado demostrado muchas veces: las camas UCI, el transporte sanitario o la financiación de servicios sociales son ejemplos palpables y escandalosos de la sumisión de Carlos García a Mañueco.
A su juicio, ¿la provincia ha mejorado en algo durante este año?
Se puede decir que se ha querido seguir con la estela del anterior presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera. Al menos se ha intentado en los presupuestos, y por eso dimos un voto de confianza a los de este año 2020. Sin embargo, se ha visto que no todos los políticos son iguales. Hay quienes, a pesar de tener un buen maestro, no son capaces de interpretar lo que verdaderamente significa la labor de ser presidente de la Diputación Provincial de Ávila.
¿Ve que esté peor en algo?
Sin duda se ha retrocedido en transparencia y en participación de los grupos políticos. Lo que va peor lo ven nuestros pueblos, que para este presidente, no sabemos si para todo su equipo de gobierno, no son iguales. Se ha perdido esa mirada a nuestra provincia sin ver en sus pueblos solo los colores políticos de quienes los gobiernan. Además se ha difuminado el verdadero sentido de la realidad local. Hay que pisar terreno, no moqueta.
¿Y en qué debería mejorar urgentemente?
Hay que apostar por la reactivación económica mirando las necesidades reales de los sectores afectados, como el turismo y el comercio local, en un verano que será atípico. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los establecimientos rurales sobreviven gracias al turismo y al sector agroalimentario. En esto último la Diputación tiene muy buenas herramientas. Volcarnos en ayudar a las PYMES y autónomos, sobre todo estos primeros meses, es fundamental.
¿Qué daño cree que provocará las consecuencias de la pandemia en la provincia?
Un daño emocional por haber perdido a tantos vecinos y por haber sufrido otros daños colaterales de la pandemia. Echaremos de menos a todos los abulenses que se ha llevado esta cruel enfermedad. Y, obviamente, el daño económico.
¿Cómo considera que ha sido la gestión de la Diputación de la crisis sanitaria?
Creo que todavía no es momento de hacer balance porque estamos en pleno proceso de desescalada. Aunque el estado de alarma haya terminado, la Diputación no puede bajar la guardia. Por Ávila se puso a disposición del equipo de Gobierno desde el minuto cero. Hemos mostrado lealtad institucional incluso en momentos de foto fácil y de una falta de transparencia hacia la oposición bastante patente. También hemos sido reivindicativos, especialmente con el centro residencial Infantas Elena y Cristina. Nos importan mucho nuestros mayores y su bienestar, pero también el personal que ha estado dándolo todo en la residencia.
¿Dónde ve las claves para la recuperación económica de la provincia?
Reitero la importancia del turismo, por lo que hay que implementar unas ayudas directas para el día después que, realmente, es ahora. Pero para conocer su realidad hay que reunirse con sus agentes. Por eso hemos pedido que se forme y se reúna de forma periódica la Mesa de Turismo provincial. Apostamos por un plan de empleo provincial, fomentar Ávila como lugar de segunda residencia, o incluso de primera. Esta pandemia nos ha descubierto muchas fortalezas de nuestra tierra, y son muchas las personas que se plantean una vuelta al mundo rural ante posibles rebrotes. Para eso hay que mejorar las comunicaciones por carretera, la fibra óptica y la conciliación de la vida familiar y laboral. Sobre todo el teletrabajo.
¿Qué papel cree que debe jugar la Diputación en esta recuperación?
Hacer de nexo, de intermediario en positivo, con la Junta de Castilla y León y con el resto de administraciones para que el reparto de los fondos de recuperación de la Covid-19 sea justo para la provincia de Ávila. Es fundamental que ese reparto tenga en cuenta la incidencia de la pandemia en cada área de salud.
¿Cree suficientemente atendidas las principales reivindicaciones del mundo rural durante este año?
Queda muchísimo por hacer. No se les hace el mismo caso a todos los pueblos, incluso a algunos muy necesitados. Es triste, pero depende mucho de quién gobierne en cada municipio.

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA