Satisfacción y llamamiento a la prudencia

L.C.S
-

El alcalde de Ávila, Jesus Manuel Sánchez Cabrera, y el presidente de la Diputación, Carlos García, valoran positivamente el pase a la fase 2, pero coinciden en la importancia de «no bajar la guardia»

Satisfacción y llamamiento a la prudencia - Foto: David Castro

Los máximos representantes del Ayuntamiento de Ávila y de la Diputación Provincial, el alcalde Jesús Manuel Sánchez Cabrera y el presidente Carlos García, saludan el paso de la capital y de la provincia a la fase 2 de la desescalada por el efecto positivo que puede tener en la población y la economía, pero al mismo tiempo hacen un llamamiento a la prudencia para seguir guardando las medidas sanitarias y no dar un paso atrás en los avances que está teniendo toda la población abulense.
De esta manera, el alcalde de la ciudad hacía una primera valoración «positiva de este pase de fase por lo que supone de «ir poco a poco normalizando la ciudad». Para Jesús Manuel Sánchez Cabrero son significativos «los avances que podemos dar no solo en los servicios  municipales que ofrecemos a los ciudadanos o la reapertura de espacios como la Muralla, que abrirá el próximo miércoles, sino, sobre todo, en los pasos que vamos dando hacia la reactivación económica de la ciudad con la eliminación las franjas horarias y con el hecho de que los establecimientos de hostelería ya pueden ir ampliando su aforo».
En esta paulatina vuelta a la normalidad, el alcalde de Ávila ve  una señal positiva, pero advierte también que «esto no debe significar, sin embargo, que bajemos la guardia, sino todo lo contrario», por lo que desde el Ayuntamiento de Ávila se apela a «la prudencia y al sentido de la responsabilidad de todos los abulenses para que sigan las recomendaciones de las autoridades sanitarias como han venido haciendo durante estos meses de confinamiento, para que de esta manera, todos juntos, podamos seguir dando pasos hacia adelante».
En cuanto los efectos que este nuevo paso de la ciudad hacia la normalidad tiene para el funcionamiento y los servicios del Ayuntamiento de Ávila, Sánchez Cabrera hizo hincapié especialmente en lo «simbólico» que supone el hecho de que «nuestro emblema y nuestro principal monumento, como es la Muralla, pueda volver a abrir. Con estas medidas poco a poco vamos recuperando la normalidad en la ciudad, algo que es muy importante para que también se vaya reactivando toda la economía». Además, todos los servicios municipales «están también avanzando en las fases de desescalada y vamos dando pasos en el plan municipal de recuperar todos los servicios al ciudadano, siempre con la premisa de salvaguardar la seguridad de los trabajadores municipales y de los usuarios de los servicios».
diputación provincial. Por su parte, desde la Diputación Provincial, su presidente muestra su «respaldo, apoyo y compromiso hacia las decisiones que la Junta de Castilla y León y el Gobierno de España han tomado con respecto al paso de toda la provincia a la Fase 2 de desescalada del estado de alarma declarado para hacer frente a la pandemia de la COVID-19», pero también hace un llamamiento a la «prudencia y a mantener la disciplina en esta nueva etapa».
Carlos García destaca que «la institución expresa su agradecimiento a esa gran mayoría de abulenses por la actitud mantenida durante este ya largo periodo de tiempo» y por «haber cumplido el confinamiento con rectitud y por haber respetado las medidas de desescalada a medida que se han ido produciendo»
«Es hora», continuaba el presidente de la Diputación Provincial de Ávila, «de resaltar el valor de quienes hacen bien las cosas, de quienes son conscientes de que, aunque este periodo de nuestras vidas está siendo muy duro, la situación no ha concluido, el problema no está resuelto, y por esa razón siguen actuando con responsabilidad, civismo y sentido de comunidad».
Carlos García hacía alusión a que también «es hora, sin embargo, de pedir a quienes actúan como si las circunstancias que vivimos ya hubieran quedado definitivamente atrás o como si estas no hubieran sido todo lo graves y dolorosas que han sido, que seamos conscientes de lo que nos jugamos», porque, a juicio del presidente de la Diputación, «acabar con esta situación es responsabilidad de todos» ya que «todos ansiamos la vida que teníamos hace unos meses, pero tenemos que asumir que la única manera de recuperarla, más pronto que tarde, es con prudencia», por lo que «pedimos, por tanto, prudencia total y mantener la disciplina, aplicada a las circunstancias actuales, bastante más llevaderas que las de hace tan sólo dos semana» porque este es «el mejor camino para avanzar».
Y es que el presidente de la Diputación Provincial avisa de que «si somos imprudentes, habrá rebrotes. Es una ecuación sencilla. Si nos relajamos, retrocederemos. Si retrocedemos, el problema se agravará. Fase 2 significa que hemos hecho muchas cosas bien, no que no tengamos que seguir haciéndolo bien».
Carlos García concluía su valoración sobre este avance a la fase 2 de la desescalada insistiendo en que «desde la Diputación pedimos prudencia como compromiso de unos con otros, como respaldo a la labor de los sanitarios y de tantos trabajadores esenciales que se han jugado la salud estos meses, y como homenaje a las decenas de miles de fallecidos durante este periodo».