El Sorolla más íntimo y familiar

M.M.G.
-

El Observatorio Activo Ávila 1.131 nos acerca el día a día del genial pintor valenciano a través de 65 fotografías extraídas en su mayoría del fondo documental de su madrileña casa museo

El Sorolla más íntimo y familiar

El retratista retratado. Así podría resumirse el espíritu de la impresionante exposición de fotografía que este jueves quedó inaugurada en el Observatorio Activo Ávila 1.131 y que acercará a abulenses y turistas la faceta más íntima y personal del genial Joaquín Sorolla, así como su ambiente creativo y su presencia en los círculos culturales españoles entre las vísperas de la revolución de 1865 y la dictadura de Primo de Rivera.
‘Sorolla en su paraíso’ es el título de una exposición que extrae 65 imágenes del impresionante álbum de instantáneas de un pintor mundialmente reconocido y que mantuvo un vínculo especialmente estrecho con el arte de la fotografía.
Un vínculo que como recordó Lucía Laín, coordinadora de la muestra, nació gracias a su relación con el que después sería su suegro, el fotógrafo Antonio García.
De hecho son suyas la mayor parte de las imágenes que ya cuelgan de las paredes de la sala de exposiciones que la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno tiene en Ávila y que podrán ser visitadas hasta el 11 de abril.
La juventud de Sorolla, su vida familiar, su madurez, sus últimos días... La muestra repasa a través de las fotografías copiadas de los originales por el prestigioso estudio de Castro Prieto la vida de un pintor que, descubrimos, también pasó por Ávila. Concretamente en marzo del año 1910, cuando realizó apuntes en la basílica de San Vicente.
Lo cierto es que las 65 imágenes que componen la muestra son sólo una pequeñísima selección de las 7.000 fotografías que componen el archivo de la Fundación Museo Sorolla. «Pero extraen la esencia de esa colección de fotografías», reflexionó Enrique Varela, director en funciones del madrileño Museo Sorolla, «y dan a conocer a un Sorolla más íntimo y personal, pero también más social».
Y es que a través de estas instantáneas descubrimos no sólo la vida familiar de Sorolla, siempre acompañado de su esposa Clotilde y de sus hijos. Sino, también, su manera de trabajar, ya fuera al aire libre o en el estudio. Algo que, por cierto, aprendemos gracias a la muestra que no era plato de su devoción. 
«No me gusta el estudio para pintar. Lo detesto con toda mi alma... Yo aprovecho todo el tiempo que puedo el calor, pues estoy pintando del modo que yo deseaba, es decir, al aire libre». Éstas palabras del pintor valenciano y que pueden leerse junto a las imágenes de la muestra, plasman a la perfección su amor por el aire libre y la luz natural, tan bien reflejada en cuadros que, por cierto, se descubren también en muchas de las imágenes que conforman la exposición.
Junto a sus palabras, el visitante también podrá leer textos de coetáneos y amigos de Sorolla, como Juan Ramón Jiménez. «Cuando entras en el estudio de Sorolla parece que se sale a la playa o al cielo», decía el Premio Nobel de Literatura, amigo personal también de Sorolla.
Su nombre comparte espacio también con los de los artistas de las fotos, «los grandes retratistas del momento», como les definió Laín: Franzen, Käsebier, Cruset, George Harris y Martha Ewuing, Guillermo Bestar, Rioja de Pablo, Gombau, Marín y el propio Antonio García retrataron en alguna ocasión a Sorolla y a su familia en distintos momentos vitales. Y con casi todos ellos Sorolla estableció una relación muy estrecha, reforzada, seguro, por la pasión que tanto los fotógrafos como el propio Sorolla sentían por el lenguaje de la luz.
La muestra ‘Álbum fotografíco del pintor. Sorolla en su paraíso’ podrá visitarse como decíamos hasta el 11 de abril. Su horario de apertura es de lunes a viernes de 10,00 a 14,00 horas y de 16,00 a 20,00 horas. Y los sábados de 11,00 a 14,00 horas.
Por cierto que al hilo de la muestra, el Observatorio Activo ha organizado una serie de actividades paralelas, conferencias y talleres, que estarán relacionados, cómo no, con el mundo de la fotografía.